Contabilidades creativas.

 

Contabilidades creativas.

Actualizado 02/12/2011 13:00:24 CET

MADRID, 2 Dic. (OTR/PRESS) -

Un 84 por ciento de los españoles, según el CIS, cree que no pagan más los que más tienen, que hay mucho o bastante fraude fiscal y que éste se concentra fundamentalmente en las empresas (19,6), en los partidos políticos (19,2%) y entre los ricos y poderosos (16,7). Pero un 75 por ciento cree que la gente no engaña más por miedo y otro 44 por ciento estima que casi todo el mundo engaña algo al pagar sus impuestos y que la Administración ya cuenta con ello. Es decir, que la forma de comportamiento ético está más relacionada con el pecado ajeno que con el propio. Si aquí se acabara el fraude, el grande y el pequeño, la economía sumergida, los parados que no lo están, el despilfarro de las Administraciones públicas, los golfos que se lo llevan calentito por donde pasan, sea la Administración o las empresas, seguramente este país sería mucho más rico y también más justo. Pero como todos cuentan con que el otro engaña o da menos de lo que debe, nuestra moral es mucho más laxa para perdonar nuestras propias culpas.

No es el único informe sobre el fraude que llama la atención. Otro, éste de de la consultora PwC, indica que se ha disparado en España la "contabilidad creativa" -un término que me seduce tanto como el de "crecimiento negativo"- que es una manipulación contable y un delito como la copa de un pino. Mientras en 2009 estos casos apenas representaban un 11 por ciento de los fraudes que sufrían las compañías, en 2011 han crecido hasta un 29 por ciento.

Cinco de cada diez empresas consultadas en España declaran haber sufrido algún delito económico durante el último año -la media mundial es de tres- y el 65 por ciento de los fraudes se deben a apropiación indebida de activos y manipulación contable, aunque han bajado los sobornos, tal vez porque hay mucho menos que repartir y menos negocio que conseguir. Pero esos delitos, que cometen en su mayoría los altos directivos, les cuestan a las empresas entre 70.000 y 3,5 millones de euros, según los casos. Y aunque el nuevo Código Penal hace responsables a las empresas de los delitos de sus empleados, incluso hasta provocar la desaparición de aquellas, casi el 70 por ciento de las compañías no ha implantado ninguna medida para cubrirse las espaldas. Eso delata que es muy fácil alterar las cuentas de una empresa o llevárselo sin que nadie se de cuenta y que no pasa nada. Lo hemos visto en algunas Cajas y Bancos, pero parece que no sólo está ahí el problema.

Así que la confianza en nuestros políticos, banqueros y empresarios está casi al mismo nivel de la de los ciudadanos en sí mismos. Hay que cambiar el modelo económico, pero también el modelo ético de los comportamientos privados o públicos. No es lo mismo robar cinco que cincuenta mil. Pero no parece sensato pensar que la diferencia radica sólo en que cada uno defrauda lo que puede.

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

Responsabilidad y concordia

por Francisco Muro de Iscar

José Luis Gómez

Demasiadas dudas ante el ISIS

por José Luis Gómez

Victoria Lafora

Autocomplacencia

por Victoria Lafora

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies