El futuro de la Universidad.

 

El futuro de la Universidad.

Actualizado 17/10/2011 14:00:10 CET

MADRID, 17 Oct. (OTR/PRESS) -

El actual Gobierno, lo es aunque los ministros ya estén recogiendo, anda bombardeando con proyectos al Consejo de Estado como si hubiera alguna posibilidad de que pudieran ser aprobados. Pueden servir para la estadística, pero es otra forma de perder el tiempo. Iniciativas que nunca verán la luz, que tienen que ser informadas por la institución y que, eso sí, formarán parte de las estadísticas.

Puro marketing. Entre esos proyectos parece que figura otro del Ministerio de Educación que aborda la reforma de la Universidad y que sugiere la fusión de las Universidades españolas. El entusiasmo de los rectores universitarios ante la idea es manifiestamente descriptible. Ninguno, porque eso significaría perder su parcela de poder.

Si se fusionan los Bancos o las Cajas de Ahorros, si se habla de reducir el número de ayuntamientos y de gestionar servicios comunes, a la Universidad le llegará el turno antes que después. Ni hay dinero ni profesores ni calidad suficiente. Europa aprieta y, como siempre, algunos países ya recorren el camino cuando nosotros ni siquiera hemos empezado a hablar de ello. En Finlandia ya han pasado de veinte Universidades a quince.

En Dinamarca, de veinticinco ¡a ocho! Y en Francia, que tenía 85 Universidades, no sólo han hecho ya algunas fusiones sino que han integrado en ellas los institutos públicos de investigación, porque Universidad e investigación son un todo. Es más, Francia quiere imponer la competitividad entre Universidades francesas y de éstas con las de todo el mundo, haciendo ligas por niveles. Darán más dinero a las Universidades pero con condiciones y objetivos. Eso aquí sería impensable.

¿Y en España, qué? Tenemos 50 Universidades públicas y 28 privadas, con 223 campus, que ofrecen 2.338 grados y 2.429 másteres oficiales, muchos de ellos repetidos en la ciudad de al lado, apenas a cincuenta o cien kilómetros y en algunos casos con matrículas de diez o quince alumnos. Saldría más barato becarlos en Oxford que tenerlos aquí. ¿Sobran Universidades en España? Sin duda ninguna. Casi la mitad se han creado por razones políticas y no por necesidades educativas. ¿Es posible alcanzar un acuerdo para hacerlo? Me temo que no. Casi todos los afectados creen que sobran, pero no en su comunidad autónoma, claro.

¿Hay dinero para mantener este dispendio? No, porque los estudiantes pagan el diez por ciento de lo que cuesta su enseñanza y el resto va a cuenta de nuestros impuestos. Algunas Universidades, como la Complutense que debe 160 millones de euros, viven una agonía para pagar sus nóminas y a sus proveedores.

¿Necesitamos tantos universitarios? Nuestro déficit está en los técnicos medios, en la Formación Profesional, pero eso no vende, y en la baja calidad de los niveles anteriores, con un gravísimo fracaso escolar. La propuesta de Gabilondo no prosperará, pero alguien tendrá que hincar el diente a un problema clave para la formación de nuestro capital humano. Otra vez podemos perder el tren del cambio.

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

No saber quiénes somos

por Francisco Muro de Iscar

Victoria Lafora

La siembra y la cosecha

por Victoria Lafora

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies