Una nueva era.

Actualizado 22/10/2012 14:00:41 CET

MADRID, 22 Oct. (OTR/PRESS) -

Ahora, a gobernar. Pero de otra manera. Seguro. Y a esperar qué pasa en Cataluña, porque ese es el punto que marcará la política española durante las próximas décadas. Mientras tanto, algunas cosas quedan claras:

1.- El gran derrotado de estas elecciones es el PSOE, que ha perdido donde gobernaba y donde era oposición. En el País Vasco tuvo un cheque en blanco y lo ha desaprovechado. En Galicia ha sufrido un varapalo -buena parte de sus votos se han ido al PP o al nacionalismo-, que debería poner en cuestión el modelo, el discurso y el liderazgo socialista no sólo en ambas comunidades -y pronto en Cataluña- sino a nivel nacional. Pero no basta con cambiar de hombres o de mujeres. La socialdemocracia española parece agotada.

2.- Hay dos grandes vencedores, de muy distinto signo. Alberto Núñez Feijóo ha aumentado su mayoría absoluta y ha demostrado que se puede tener el apoyo mayoritario de los votantes a pesar de hacer recortes que afectan al corazón del Estado del Bienestar. Es un político con capacidad de gestor y un gestor con visión política. Su victoria la aprovechará Rajoy, que gana un pequeño margen de esperanza. Pero sigue teniendo el volcán bajo sus pies.

El otro triunfador no es el PNV sino el nacionalismo vasco y, sobre todo Bildu. Después de décadas del PNV en el poder, el impulso de Patxi López, con el apoyo generoso del PP, no ha conseguido cambiar el rumbo. Si los nacionalistas quieren, o cuando quieran, pueden iniciar el mismo camino de Cataluña. Ya tienen la mayoría absoluta. Sólo falta activar los mecanismos. Urkullu no se moverá hasta que no pase lo que tenga que pasar en Cataluña. Y es más fácil que caminen juntos hacia la independencia que por el camino de la unidad nacional.

Estas primeras elecciones sin la amenaza de ETA en el País Vasco no son todavía las de la libertad y la democracia plenas, por mucho que diga Urkullu, y puede que hayamos retrocedido en ese objetivo. Especialmente significativo es el resultado en Guipúzcoa, donde los ciudadanos han apostado por los proetarras y han castigado en todo el País Vasco al PSOE y al PP. Hoy me siento más solidario que nunca con las víctimas de ETA porque quienes apoyan y defienden a sus verdugos han ganado la batalla.

3.- La abstención, especialmente en Galicia, debería hacer pensar a los políticos que hay que renovar la forma de participar y de gestionar la política. Si no lo hacen, crecerá la distancia entre ciudadanos y políticos.

4.- Estas elecciones difícilmente servirán para solucionar los gravísimos problemas que tiene España en estos momentos ni para transmitir confianza a los mercados ni, sobre todo, para crear empleo y luchar unidos contra la crisis. La inseguridad sobre el futuro a medio plazo del País Vasco, sumada a la de Cataluña, hacen de Urkullu y Más dos machadianos: "caminante no hay camino, sino estelas en el mar". En ello están.

OTR Press

Antonio Casado

El rescate de Cataluña

por Antonio Casado

Esther Esteban

Matar periodistas

por Esther Esteban

Fermín Bocos

Tormenta perfecta

por Fermín Bocos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies