Valores

Actualizado 15/03/2013 13:01:00 CET

MADRID, 15 Mar. (OTR/PRESS) -

Decía el cardenal Barbarín, un cardenal francés joven, nacido en Marruecos, que "el próximo Papa será más libre y hará todo como quiera, a su propia manera". Un "africano" hablando de un iberoamericano, dos continentes que esperan su hora y ojalá que ésta haya llegado. Frente a los errores de tantos vaticanistas que no han acertado ni de lejos, el nuevo Papa se llama Francisco, todo un pronunciamiento, ha marcado ya su propio estilo, su libertad, su programa de gobierno. Los valores van a jugar un papel decisivo en este nuevo papado. Frente al desierto de valores del mundo actual, de los políticos, de los ciudadanos, la humildad, la sencillez, la discreción de Francisco I son un reto. Frente al miedo, la tranquilidad, la normalidad.

¿Se imaginan ustedes un "conclave" político bien del PSOE, bien del PP, incluso de Convergencia o de Izquierda Unida, donde los militantes se encierren para elegir a un candidato y acabe saliendo el que menos se espera, el que no pertenece a los grupos de moda? Seguramente no es posible porque en los congresos de los partidos no juega ningún papel el Espíritu Santo. Y mira que haría falta que alguien, aunque no fuera el Espíritu, pusiera un poco de sentido en esos territorios.

Es tiempo de esperanza para que el mundo siga mirando a Roma con respeto y atención y para que Roma siga siendo un lugar desde el que se hable de valores, de evangelización, de la buena noticia y se olviden las rencillas y las disputas. Los cardenales han tardado poco en elegir a alguien que no parecía el candidato preferido y han dado una lección al mundo. Roma necesita recuperar una cierta credibilidad perdida y eso exige firmeza, inteligencia y vuelta a los orígenes. Vamos a hablar mucho de este Papa argentino que parece cercano y próximo a los ciudadanos, que se conmueve con los que sufren y que sufre con los que padecen. Para los cristianos, esta cuaresma, esta Semana Santa, es la puerta a la resurrección. En Roma se ha puesto una nueva piedra para que la Iglesia sea el referente de los valores que necesita la sociedad. Que lo primero que ha hecho el nuevo pontífice haya sido rezar el Padre nuestro no es casual como no lo es tampoco que haya pedido que recen por él. La oración como referencia también es otro compromiso.

Es pronto para juzgar a nadie y hay que ver los primeros pasos del nuevo Papa. Pero esto pinta bien para los católicos y para los que no lo son. Roma es un referente imprescindible para una sociedad con anemia de valores. En tiempos de crisis, austeridad, cercanía y sencillez en Roma.

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

El "sindicato del procés"

por Francisco Muro de Iscar

José Luis Gómez

El líder que no da llegado

por José Luis Gómez

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies