El 11M de Theresa May

Publicado 08/06/2017 8:00:27CET

MADRID, 8 Jun. (OTR/PRESS) -

Los sucesivos atentados de Manchester y Londres han conmocionado a la sociedad británica en vísperas de unas elecciones cruciales. Sucesos traumáticos como los ataques terroristas sufridos en el Reino Unido suelen unir a los ciudadanos en torno al gobierno del que esperan una acción decidida que afronte la amenaza presente, evite otras futuras y, en suma, proporcione seguridad. Hay que ser muy torpe para que ese instinto colectivo se vuelva en contra de los gobernantes. Sin embargo, el auténtico fiasco en que se ha convertido la gestión del gabinete dirigido por Theresa May parece haberlo logrado, como lo consiguió el gobierno de Aznar con sus mentiras tras el 11M. La identificación de los autores de los atentados ha dejado en evidencia la pésima actuación previa de los servicios de inteligencia británicos. Y la ineficacia en la identificación de las víctimas y la desatención a sus angustiadas familias han sido propias de estados tercermundistas.

Cada una de las solemnes intervenciones que la primera ministra británica ha realizado desde el sábado sangriento han permitido, además, desnudar sus carencias. Ha afirmado que su país tiene que revisar las leyes antiterroristas y poner coto a la excesiva tolerancia con el extremismo, como si acabase de aterrizar en la vida pública. Sus siete años como responsable del ministerio de Interior le estallan en la cara cuando proclama que "hay que otorgar más poderes a la policía", cuando lo que ella hizo fue sacar de las calles a más de 20.000 agentes. Y en el colmo, viendo que cada una de sus intervenciones hacía caer sus expectativas de voto y recortaba su enorme distancia con su rival, Theresa May llegó a afirmar este martes que está dispuesta a cambiar las leyes que protegen los derechos humanos si eso sirve para combatir el terrorismo. Es difícil imaginar una concesión más brutal hacia los terroristas que otorgarles el inmenso poder de poner coto a derechos fundamentales por persona interpuesta y a base de atropellos y machetazos.

No sabemos qué sucederá el jueves en las elecciones, pero, desde luego, la candidata May ha hecho todo tipo de merecimientos para perderlas por su ineficaz desempeño como jefa de Gobierno. Y si ganase, que sigue siendo un escenario razonable, los ciudadanos británicos deberán permanecer vigilantes, no vaya a ser que la candidata cumpla su palabra y recorte libertades para combatir a quienes con sus crímenes buscan precisamente eso.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies