La cuota cumple.

Actualizado 22/01/2008 1:00:22 CET

MADRID, 22 Ene. (OTR/PRESS) -

El próximo miércoles se cumplirán veinte años desde que el PSOE, en su XXXI Congreso, aprobó la cuota del 25% para las mujeres de su partido. Fue un hito que impulsó Matilde Fernández, que era en aquel momento ministra de Asuntos Sociales y responsable de la Secretaría de la Mujer del PSOE. Su imagen junto a Carmen Romero, esposa de Felipe González, lanzando flores a sus compañeros tras adoptar la decisión, fue un icono de aquella reunión. La decisión fue valorada por la opinión pública como la más importante que adoptó el PSOE en aquel Congreso, aunque suscitó también reacciones furibundas y no sólo desde trincheras conservadoras. Recordar algunas de las cosas que se escribieron en aquellos días sería un ejercicio de memoria que haría sonrojar a más de uno. Y de una...

Desde entonces, el esfuerzo por conseguir mayores cuotas de representación femenina en el ámbito público no ha parado. Unos partidos lo han hecho por convicción, otros, porque era imposible no tomar aquel tren sin asumir costes. La comparación entre el escueto número de mujeres presentes en 1988 en los órganos de dirección de partidos y sindicatos, en el Parlamento y en el Gobierno, y en los órganos ejecutivos y legislativos autonómicos, y el que ahora podemos exhibir es la mejor prueba de que el camino tomado entonces era, aparte de un acto de justicia, una necesidad ineludible. Y sin marcha atrás. Los más combativos con la política de cuotas sostendrán que el trayecto se habría recorrido de la misma manera sin necesidad de imposiciones. Pero la vergonzosa desproporción que aún se mantiene entre hombres y mujeres en aquellos ámbitos en los que la cuota no se ha aplicado, especialmente en la empresa privada, demuestran que el argumento es una hipótesis no demostrada.

En los ámbitos de decisión política nuestras instituciones se parecen hoy mucho más al país que representan que hace veinte años. Y tras las elecciones generales, las primeras que se celebrarán con las listas paritarias que exige la Ley de Igualdad, se parecerán aún más a la España real el 10 de marzo que hoy. Y cuando la historia tenga que contar el vertiginoso avance de las mujeres españolas en este terreno y en las últimas décadas, deberá buscar en la sociología y en su esfuerzo individual y colectivo para recuperar espacios robados, pero también deberá volver a días como el 23 de enero de 1988 en que un partido decidió emprender un proceso para reconocer lo evidente.

Isaías Lafuente.

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

No es Rajoy, es el Estado de Derecho

por Francisco Muro de Iscar

José Luis Gómez

La hora de Mariano Rajoy

por José Luis Gómez

Victoria Lafora

Hasta aquí hemos llegado

por Victoria Lafora

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies