Los desastres de la guerra

 

Los desastres de la guerra

Actualizado 11/11/2006 1:00:29 CET

MADRID, 11 Nov. (OTR/PRESS) -

Hasta George Bush se ha dado cuenta, finalmente, de que los errores se pagan. La factura se ha saldado sólo parcialmente y con un notable retraso. La salida de Donald Rumsfeld de su gobierno, el ideólogo de una guerra loca basada en mentiras fabricadas, parece sólo el primer plazo de otros que han de llegar. Bush planteó estas elecciones como un referendo a su política y los ciudadanos se han manifestado rotundamente, obligándole a una cohabitación que le resultará incómoda a un dirigente que ha exhibido su poder desoyendo todo y a todos, salvo a la camarilla de halcones de la que se ha rodeado.

La guerra de Irak se planteó primero como una venganza por los ataques del 11-S, después como un instrumento para desarmar a un régimen al que se acusaba de disponer de armas de destrucción masiva que nunca han aparecido, más tarde como una cruzada para llevar la democracia y la estabilidad a la zona más convulsa del planeta. La realidad que encontramos hoy es bien distinta. Irak se ha convertido en destino, refugio y eficaz fábrica de terroristas, el país vive en estado de guerra civil, han proliferado los regímenes que amenazan con la fabricación de armas atómicas, y en Oriente Medio se ha logrado que Hamás conquiste el poder en las urnas mientras Israel sigue aplastando al pueblo palestino y ha reemprendido una guerra dormida con el Líbano. Un desastre que hubiera requerido alguna cabeza más, además de la de Rumsfeld.

No obstante, aunque precaria, ojalá esta reacción de Bush sirva como ejemplo para otros. Por ejemplo para su aliado israelí. Su ejército ha provocado una masacre en Beit Hanun al lanzar a su poderoso ejército contra la precaria artillería palestina. La matanza de 19 civiles, la gran mayoría mujeres y niños de una misma familia, cuyos cadáveres contempló ayer estremecido el mundo entero a través de la televisión, es la última de sus hazañas. El gobierno de Israel ha resuelto el asunto con unas condolencias y con la explicación de que fue un "fallo técnico". En democracia los fallos técnicos que matan han de pagarse asumiendo también responsabilidades políticas, la primera de las cuales tendría que afectar al Rumsfeld israelí. Aunque es verdad que en democracia los asuntos políticos no se resuelven con acciones bélicas y la diplomacia se hace de otra manera, no con el ejército.

Se acaba de estrenar en España la película Los fantasmas de Goya, el pintor que mejor ha reflejado en el arte los efectos de los desastres de la guerra. Se volvería a morir si tuviera ocasión de contemplar que dos siglos después tendría material para seguir completando su serie. Uno sospecha que, tal y como van las cosas, dentro de dos siglos, también.

Isaías Lafuente.

OTR Press

José Luis Gómez

Demasiadas dudas ante el ISIS

por José Luis Gómez

Victoria Lafora

Autocomplacencia

por Victoria Lafora

Esther Esteban

No tenemos miedo

por Esther Esteban

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies