El alcalde de Valladolid se acuerda de Pajín.

Actualizado 28/12/2010 13:00:33 CET

MADRID, 28 Dic. (OTR/PRESS) -

El alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, se muestra "seguro" del apoyo de su partido de cara a los próximos comicios. Ha recordado, en una entrevista que se ha divulgados estos días navideños, que recibió del PP "ánimos para seguir adelante", incluso "en los momentos que su imagen más ha estado en cuestión", después de la polémica generada por las declaraciones vejatorias en las que criticó la ministra de Sanidad y Política Social, Leire Pajín, señalando que cada vez que veía "sus morritos" sólo pensaba en "una cosa". El primer edil de Valladolid ha incidido en que cometió "un exceso" pero ha recalcado que, pese a que su nombre estuvo expuesto a "las iras más furibundas y a punto de ser quemado en la hoguera", no cree que pueda restarle votos en los próximos comicios. Es más, ha valorado que el efecto podría ser el contrario, ya que la polémica "se sacó de quicio" y ya ha tenido "un efecto bumerán". De la Riva ha reiterado que si gana las próximas Elecciones Municipales, de mayo de 2011 tiene la intención de agotar la Legislatura y ha recalcado que tampoco está en su ánimo "preparar un delfín", si no que "el tiempo dirá" quien será la persona que afronte los siguientes comicios. Sobre el tono de la próxima campaña ha reclamado que "lo ideal" sería que los asuntos personales de los candidatos se excluyan del debate político, si bien ha mostrado dudas sobre la actitud que tendrá el PSOE "a la vista de lo que ocurrió en 2007". De esta manera, ha recalcado que el objetivo de los socialistas de Valladolid no es batir al PP, sino a Francisco Javier León de la Riva.

Se recuerda, en efecto, que el alcalde de Valladolid mereció atenciones amplísimas de toda España por esas lamentables declaraciones sobre el nombramiento de Leire Pajín como ministra. De hecho, se hizo "tristemente famoso" en unos pocos días, y fue notable que el presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, le enviara un mensaje de ánimo, tras verse, como él dice ahora, "salvajemente crucificado por el Gobierno". En realidad, De la Riva intentó disculparse personalmente ante Pajín, pero ésta ni siquiera quiso atender su llamada telefónica. Curiosamente, ahora De la Riva entiende que aquellas desafortunadas declaraciones pudieran resultarle "electoralmente rentables", cuando muchos de sus propios correligionarios pensaron que había pisado la raya de lo inadmisible, y por ello, debiera abandonar la vida política.

JOSE CAVERO

OTR Press

Luis Del Val

Pasaje a Madrid

por Luis Del Val

Rafael Torres

La ley de la calle

por Rafael Torres

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies