Buena acogida general.

Actualizado 22/10/2010 14:00:34 CET

MADRID, 22 Oct. (OTR/PRESS) -

Es tiempo de análisis sobre el renovado o reforzado Gobierno. El propio Zapatero anunciaba y explicaba algunos de sus propósitos: mayor peso político, personas experimentadas y de extensa trayectoria, y capacidad de comunicación, parecen haber sido los ejes del cambio de Gobierno anunciado este miércoles por el jefe del Ejecutivo para "la tercera parte" de su segunda legislatura, el año y medio final de estos años duros y difíciles. Desde las filas del PP también se han llegado a conocer algunos análisis, como el que elaboraban Dolores de Cospedal y Javier Arenas, secretaria general y vicesecretario general, respectivamente, sorprendidos por un micrófono indiscreto. Cospedal y Arenas llegaban a la conclusión de que este Gobierno es mejor que el anterior, con mejor proyección política que el que ha venido a sustituir. Parece que hay coincidencia en que éste es un mejor gobierno, más adecuado para un tiempo con varias elecciones sucesivas, las catalanas, las autonómica y municipales, y las generales.

Nadie duda de que José Luis Rodríguez Zapatero ha dado un golpe de timón para enderezar el rumbo de un Gobierno en deriva electoral y de confianza. Con la estabilidad que ofrecen los pactos con el PNV y CC para garantizar la supervivencia del Ejecutivo hasta el final de la legislatura, el presidente ha dado el paso para afrontar esta remodelación que ahora estrenamos, y en la que emerge, sobre las demás, la figura de Alfredo Pérez Rubalcaba, indiscutible "vencedor" de la crisis, y descrito por todos como hombre fuerte indiscutible, en quien el propio Zapatero pone su destino y su futuro. La reestructuración va más allá y tampoco falta la interpretación de que supone un giro a la izquierda y un gabinete con mayor peso político para recuperar a las bases y dar la vuelta a las encuestas. De eso se trata, sobre todo: de terminar con la crisis y sus efectos, sobre todo el paro, y disponerse para las elecciones de 2012, que el PSOE no se resigna a perder. En el horizonte están, en efecto, las elecciones y recuperar la confianza ciudadana, y en ambos escenarios hay claros ganadores y profundas lecturas políticas.

La 'vieja guardia' socialista recupera mucho peso. Rubalcaba asciende a vicepresidente primero y el histórico Ramón Jáuregui, asume Presidencia. El presidente tira de veteranía y experiencia para frenar la sangría de votos y deja salir a dos ministras jóvenes como Bibiana Aído y Beatriz Corredor. No obstante, Zapatero pierde a De la Vega, una marcha simbólica que indica un cambio de etapa. Con ella se va la base sobre la que se han sustentado los diferentes gabinetes desde 2004. Muchos años en los que ha lidiado con demasiados miuras, muchos años siendo la cara y voz de la política del Gobierno. Pero, sobre todo, Rubalcaba se sitúa como 'número dos' y aparece como 'delfín' para una hipotética sucesión en el caso de que finalmente haya 'postzapaterismo' si el presidente no repite como candidato.

Desde hace meses es junto con José Blanco, el principal interlocutor del presidente del Gobierno, por lo que podría haber tenido una implicación personal en la elección de los cambios anunciados hoy. Parece demasiado sencilla la conclusión de que Blanco es "un perdedor de la crisis". El titular de Fomento asume también Vivienda, y podría volver a aglutinar más poder con la salida de Leire Pajín como secretaria de Organización del partido y tendrá mano libre para liderar todas las cuestiones electorales que se avecinan en 2011 y 2012. El vicesecretario general socialista será quien coordine las dos grandes campañas que quedan. En todo caso, parece evidente que Zapatero es consciente que para remontar las encuestas necesita recuperar la confianza de las bases de la izquierda. Y ahí están los sindicatos, que recientemente desafiaron su reforma laboral con una huelga general. El jefe del Ejecutivo quiere recomponer las relaciones y para ello confía a Valeriano Gómez para el Ministerio de Trabajo. Gómez es un gran defensor del diálogo social y en su currículum hay importantes acuerdos entre sindicatos y empresarios.

Hoy son infinitos los análisis, pero el definitivo será el que el nuevo equipo sea capaz de elaborar y hacer visible a la sociedad española. Esa es tarea importante del nuevo equipo ministerial.

 

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

Enhorabuena, señores diputados

por Francisco Muro de Iscar

Isaías Lafuente

Por 40 euros

por Isaías Lafuente

Victoria Lafora

Acoso y derribo

por Victoria Lafora

Fermín Bocos

La puntilla

por Fermín Bocos