Los cooperantes secuestrados.

Actualizado 04/12/2009 13:00:23 CET

MADRID, 4 Dic. (OTR/PRESS) -

Tras la primera noticia de su secuestro, el pasado domingo, nada más se ha sabido de la suerte de los tres cooperantes de la ONG catalana Acció Solidaria: Albert Vilalta, Alicia Gámez y Roque Pascual. Hubo, en las horas siguientes a su desaparición, dos clases de mensajes: desde el Gobierno, un llamamiento a la prudencia y a la cautela en las informaciones y reacciones, que inmediatamente siguieron los principales partidos de la oposición, sin duda aleccionados por el reciente Caso Alakrana. También el mensaje de que el Gobierno se había puesto a trabajar con la mayor intensidad en resolver un problema que pudiera prolongarse en el tiempo, en razón de los precedentes que se tienen de otros secuestros parecidos.

El Gobierno ha puesto en marcha su "célula de crisis", en la que ha dejado su sitio la titular de Agricultura y Medio Marino al titular de Interior, pero en la que siguen De la Vega, Moratinos, Chacón y el director del CNI. En las primeras horas del secuestro también se produjeron algunas lamentables desinformaciones, divulgadas por agencias internacionales, que hablaban de localización y hasta de liberación de los secuestrados. Información del momento es la destitución del probable responsable mauritano de la búsqueda, el jefe del Estado Mayor de la Gendarmería nacional, presuntamente por su mala gestión de la crisis. Cuenta un cronista que la gendarmería "olvidó seguir el rastro del coche de los asaltantes". Ha sido sustituido por el hasta ahora secretario general del ministerio de Defensa.

No hay duda de que Mauritania está profundamente preocupado por esta clase de hechos, que en su momento disuadieron a los organizadores de la carrera París Dakar para cambiar su ruta a zonas del mundo menos arriesgadas para la seguridad de sus competidores. A partir de ahí, únicamente nos han proporcionado más datos los expertos en la región y en el islamismo, que han relatado, por ejemplo, que Al Qaeda tiene una amplia y dividida gestión de aquellos territorios semidesérticos del Sahel. Se insiste en que se trabaja, sobre todo, en la localización exacta de los tres secuestrados. Y se sospecha que sólo cuando estén perfectamente seguros, los captores reivindicarán la acción y darán a conocer sus reclamaciones. No se excluye que haya dos tipos de peticiones: dinero, de un lado, y de otro, y más difícil de atender y satisfacer, la liberación de islamistas presos en cárceles españolas. No se excluye totalmente que pudiera tratarse de delincuentes a sueldo, o de criminales a sueldo de Al Qaeda, contrabandistas y bandoleros a quienes Al Qaeda paga sus servicios..., pero hay algunos indicios que se oponen a esta tesis: los tres secuestrados y sus captores desaparecieron sin llevarse ninguna pertenencia propia. Si se confirma la autoría de Al Queda, nadie duda de que "la operación" tendrá un extraordinario eco mediático en todo el mundo.

En cuanto a los precedentes de este secuestro son múltiples, y no siempre con final feliz... Es cierto que en el pasado fueron liberados tres de los cuatro turistas europeos secuestrados, pero el cuarto, el inglés Edwin Dier, fue asesinado en junio tras divulgarse una fotografía de su cautiverio.

Se habla de vías de salida de Mauritania, y se insiste en que en anteriores secuestros, los terroristas de Al Qaeda cruzaron la frontera de Malí para esconderse en alguno de los campamentos de la organización. Desde hace unos cuantos años, Al Qaeda reagrupa a sus secuestrados en la franja norte de Mali. En todo caso, se recomienda "una larga paciencia". El caso de los cooperantes catalanes apenas acaba de comenzar...

OTR Press

Esther Esteban

Víctimas devorahombres

por Esther Esteban

Charo Zarzalejos

En clave de generales

por Charo Zarzalejos

Fernando Jáuregui

De aquí a una semana

por Fernando Jáuregui

Julia Navarro

El indulto de Iceta

por Julia Navarro

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies