Cospedal vuelve a meter la pata.

 

Cospedal vuelve a meter la pata.

Actualizado 03/07/2010 14:00:20 CET

MADRID, 3 Jul. (OTR/PRESS) -

Mientras Mariano Rajoy llama a sus "barones" para que no polemicen con Cataluña, la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, con la pasmosa tranquilidad que le caracteriza, tenía el atrevimiento de llamar a José Montilla fascista o marxista..., equiparando ambos términos, en una demostración de profunda incultura. Cospedal hubo de excusarse ante Montilla y el PSC por su profunda metedura de pata, originada en el temor del PP de que la sentencia del TC pueda pasar al PP catalán una nueva costosa factura en la siguiente cita con las urnas, el próximo otoño. En una cosa han coincidido los socialistas catalanes y los "del estado", junto con los nacionalistas: en culpabilizar al PP de haber originado este embrollo que ha durado cuatro años, por causa de un recurso de inconstitucionalidad que, finalmente, y pese a los esfuerzos de interpretación y "venta" de Trillo y Santamaría, ha cosechado escasos éxitos. Bromeaba en las últimas horas un dirigente popular por la reacción del PP al conocer el fallo y calificarlo de "estupendo". Ya se sabe que es una de las peculiaridades de los políticos es declararse vencedor en toda prueba que afronten...

Pero una cosa es ciertas, que el PP ha vuelto a situarse "frente a todos". Hasta el punto de que Cospedal ha evocado el histórico Pacto del Tinell, en el que, ya en ocasión anterior, todos los partidos catalanes decidieron poco menos que excluir al PP de la vida política catalana. Cospedal aludió a la posibilidad de una reedición de aquella estrategia y empleó palabras "de grueso calibre", como antidemocrática y fascista. Dijo la secretaria general: "Creo que los comportamientos antidemocráticos y en los que se excluye a determinados partidos políticos porque no piensan igual, son comportamientos muy antidemocráticos y muy fascistas. No todo vale, aunque estés en caída libre en términos de perspectivas electorales", dijo aludiendo a Montilla. "Son actitudes propias del totalitarismo fascista o marxista", o bien -según otra versión periodística de este viernes-, "la intención de Montilla de reeditar el Pacto del Tinell es fascista o marxista en el peor de los sentidos"... Luego se desdijo y excusó, cuando vio cómo estallaba la tormenta en Cataluña, y consideró que "si el señor Montilla pudiera haberse visto ofendido por una interpretación errónea de mis declaraciones, no tengo inconveniente en pedirle excusas"... Pero ya era tarde para las explicaciones y las excusas.

El PSC recordó que Cospedal "pertenece al partido de Franco". Pajín le invitó a llamar también fascista a Esperanza Aguirre. Manuela de Madre, como manchega de origen, defendió a los manchegos, "gente mucho más educada que la señora Cospedal". Nadal señaló que Cospedal había traspasado una frontera intraspasable. "Seguramente por su familiaridad con la palabra fascista". ICV denunció que el PP sigue con su falta de respeto al pueblo de Cataluña, y hasta el líder de Ciutadans ha recordado al PP que hay líneas rojas que no se deben pisar. También Montilla le acusó de agitar el anticatalanismo... Y la irritación se extendió por la Generalitat y por Cataluña, de nuevo, contra el PP y su dirección. Hasta el punto de que Rajoy se ve en la obligación de ordenar a sus barones prudencia y discreción. Pero ya habrá sido tarde...

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies