Desaparece el cheque-bebé de los 2.500 euros.

Actualizado 28/12/2010 13:00:51 CET

MADRID, 28 Dic. (OTR/PRESS) -

Dos mil quinientos euros es el precio de dar a luz antes del 1 de enero, la fecha en que expira el llamado cheque bebé que el Gobierno ofrece desde julio del 2007 por cada hijo nacido o adoptado. En ese tiempo, según recuerda La Voz de Galicia, más de 20.000 familias gallegas se han beneficiado, cada año, de esta prestación que el Gobierno español está a punto de liquidar sin tiempo para confirmar o no su eficacia en el incremento de la natalidad, aunque en Galicia bajó el número de nacimientos: de 23.175 en el 2008 a 22.454 en el 2009. La mayoría de las madres conocen los riesgos que entraña adelantar el parto sin motivo, y muchos ginecólogos ponen el grito en el cielo cuando se les plantea la posibilidad. Pero existen excepciones. Mientras la crisis aprieta, hay embarazadas dispuestas a programar con antelación el nacimiento, para percibir un dinero que les vendrá muy bien, y también ginecólogos partidarios de inducirlo. Por los foros de Internet pululan inminentes mamás. Se calcula que alrededor de 35.000 darán a luz en España antes de Reyes.

Según una encuesta de la revista Ser Padres, el 35% de las embarazadas preguntan por ello. Beatriz Fernández, co directora de la firma Ser Doulas, confirma que la programación del parto se está haciendo, sobre todo en la medicina privada, "porque hay mamás que lo piden y ginecólogos que sostienen que no pasa nada en determinados casos e inducen el parto". Beatriz, que ejerce en toda Galicia como doula (acompañante de la mujer en su viaje hacia la maternidad), recuerda que "es un hecho científico que la cesárea, cirugía mayor, es más probable cuando se induce el parto antes de que la naturaleza lo decida", y recuerda, de hecho, que algunos ginecólogos programan directamente cesáreas cuando deciden adelantarlo. La recuperación para la mujer no es igual con cesárea o parto natural, recuerda. Por su parte, el obstetra gallego Enrique Segrelles, con una dilatada experiencia profesional, se afana por evitar una decisión que podría tener graves consecuencias. "Desde aquí, con la práctica de muchos miles de alumbramientos y después de dirigir tres paritorios, me gustaría pedirles a las futuras madres que desistan de cualquier intento de este tipo cuando no hay madurez fetal, porque se pueden encontrar en casa con un niño con problemas para toda la vida", sentencia. Segrelles confía en la cordura de sus compañeros de profesión. "Si una chica propone programar un parto por debajo de la semana 38 solo por cobrar un dinero, es evidente que el tocólogo se va a negar", dice.

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

No es Rajoy, es el Estado de Derecho

por Francisco Muro de Iscar

José Luis Gómez

La hora de Mariano Rajoy

por José Luis Gómez

Victoria Lafora

Hasta aquí hemos llegado

por Victoria Lafora

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies