Efectos de la próxima ley antitabaco.

 

Efectos de la próxima ley antitabaco.

Actualizado 10/12/2010 13:00:18 CET

MADRID, 10 Dic. (OTR/PRESS) -

No existe base alguna para afirmar que los españoles vayan a reducir su frecuentación de bares y restaurantes con la prohibición de fumar en su interior. Ésta es la tesis del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), que la arropa con datos extraídos tanto de la experiencia española (a partir de la entrada en vigor de la actual normativa en enero de 2006) como de otros países que tienen legislaciones similares a la que se pretende implantar pronto en nuestro país. La conclusión de los miles de profesionales sanitarios que se integran en el CNPT (forman parte de él más de 40 entidades del sector, incluidas sociedades científicas y colegios médicos) es que los pronósticos catastrofistas que airean los hosteleros sobre pérdidas en su volumen de negocio no son creíbles porque no los hacen ellos, sino que llegan "cocinados" por la industria tabaquera. Los fabricantes y comercializadores de tabaco llevan tiempo intoxicando al respecto porque, ellos sí, tienen razones para estar preocupados. "La habilitación de zonas para fumar tiene menor impacto en nuestra cuenta de resultados", dicen literalmente en sus documentos internos.

Buen ejemplo de ello es un documento interno Philip Morris desclasificado por orden judicial, donde se revela la transferencia de 75.000 dólares a la Asociación de Restaurantes Americanos (NRA) para financiar un estudio sobre el impacto económico de las "prohibiciones". El estudio lo ejecutó una consultora habitual de la tabaquera, y a la opinión pública española no le sorprenderá -porque es la principal reivindicación hoy de los hosteleros_ que en él se abogue por la creación de habitáculos para fumadores. (Por cierto, que en España una empresa tabaquera patrocina la Federación de Hostelería, lo cual, huelga decir, implica un claro conflicto de intereses para que actúe con objetividad).

Esa es la estrategia de la industria, de la que los hosteleros harían bien en desmarcarse porque nada indica que también ellos vayan a salir perdiendo. Hay base para sostenerlo así. Por ejemplo, en 2005 la Federación Española de Hostelería (FEHR) pronosticó unas pérdidas del 8 por ciento de facturación y 23.000 empleos para 2007. Pero los datos oficiales de la Seguridad Social demostrarían luego que los puestos de trabajo se incrementaron ese año en casi 50.000, mientras que las supuestas pérdidas se transformaban en un aumento del 10 por ciento en la facturación. Además, los espacios sin humo tuvieron mejores resultados económicos, como prueba que el gasto medio en comidas y bebidas fuera del hogar de las familias residentes en Cataluña (comunidad que registra mayor número de locales libres de humo) entre 2006 y 2007 aumentara más de un 5 por ciento. Fuera de España, también hay sobradas pruebas de que la prohibición total es compatible con la prosperidad de la hostelería. Valgan los siguientes tres ejemplos:

- En Irlanda las predicciones de las organizaciones de hostelería de hasta un 25 por ciento de pérdidas, se demostraron totalmente equivocadas. De hecho, entre 2004 (fecha a partir de la cual se prohibió fumar en los pubs y restaurantes irlandeses) y 2007 el número de personas ocupadas en el sector hostelero aumentó en un 13,7 por ciento, a la par que el Valor Añadido Bruto del sector se incrementaba en un 18,4 por ciento en el mismo período.

- En Francia la ley prohibió fumar en la hostelería en enero de 2008, es decir, en plena crisis económica. Pues bien: según datos del Instituto Nacional de Estadística y Estudios Económicos de Francia (INSEE), en febrero de ese año los ingresos en bares/cafeterías habían incrementado en un 0,2 por ciento, mientras que en los restaurantes las ganancias aumentaron un 3 por ciento.

- La ley británica entró en vigor en Marzo de 2008 con advertencias de cierre del 10 por ciento de los locales por parte de ciertos hosteleros, pero en octubre de ese mismo año los datos oficiales revelaron que la apertura de locales de ocio se incrementó entre un 6 y un 14 por ciento.

La mayoría de empresarios hosteleros son gente sensata y suelen reconocer en privado --y a algunos también en público-- que tienen que adaptarse a los tiempos y que no tendrán pérdidas a medio plazo. Desde el CNPT pedimos a los empresarios del sector (que dudan con razón de ciertos dirigentes) que se dispongan a respaldar la ley del tabaco con la tranquilidad de que estarán haciendo lo mejor para ellos mismos, sus trabajadores y sus clientes, incluidos los fumadores. El documento de la Asociación de Economía de la Salud (700 economistas, muchos de ellos catedráticos y profesores de universidades españolas), publicado en mayo 2010, es concluyente: "No existe base empírica para afirmar que los españoles vayan a reducir su frecuentación a bares y restaurantes en el caso de que se amplíe la ley 28/2005 hasta la prohibición total de consumo en lugares de ocio y restauración".

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

No saber quiénes somos

por Francisco Muro de Iscar

Victoria Lafora

La siembra y la cosecha

por Victoria Lafora

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies