La factura de la luz enfrenta a Zapatero y Rajoy.

Actualizado 17/06/2010 14:00:36 CET

MADRID, 17 Jun. (OTR/PRESS) -

Horas antes del comienzo el Consejo de Ministros en el que el Gobierno aprobaba el decreto ley sobre la reforma laboral, Mariano Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero volvían a escenificar su enfrentamiento, esta vez con motivo de la factura de la luz, en la sesión de control de cada miércoles en el Congreso. Zapatero, aseguró que el Gobierno hará una "revisión razonable" de la subida de la electricidad con la "máxima prudencia" para que no se produzca una "repercusión mucho más fuerte" en los consumidores ni una "situación insostenible" en las compañías, por culpa de un modelo energético que permite el déficit tarifario y del que culpó directamente al PP.

Zapatero defendió que los datos justifican la necesidad de hacer una "subida progresiva" de la luz, y señaló que "sería bueno" que el PP se prestara a debatir esta cuestión en el marco de las reuniones multilaterales que el Gobierno mantiene con la oposición para alcanzar un pacto por la energía. "Aunque su voluntad es escasa", denunció. El presidente del Gobierno recalcó además que los tres millones de hogares en situación de "vulnerabilidad" siguen disfrutando del bono social, por lo que no sufrirán ninguna subida, si bien Rajoy le recordó que la subida de la luz se suma a los prejuicios provocados por el recorte de los sueldos de los funcionarios, la congelación de las pensiones, la subida del IVA y de otros impuestos en comunidades socialistas. "Desde el año 2000 hubo la política en este país de no subir la tarifa eléctrica a los ciudadanos, pero sí el coste de la electricidad, con lo que lo único que se hacía era diferir el pago", señaló Zapatero, quien destacó el "muy voluminosos déficit" tarifario acumulado desde entonces.

Rajoy destacó que hace tres años no se producía así y reprochó al Gobierno la falta de una política energética con errores como las primas y subvenciones "a determinadas energías que se le han ido de las manos y ahora pretenden corregir", así como sus "prejuicios" contra la energía nuclear". "Ya sé que en Bruselas le han puesto deberes --quién nos ha visto y quién nos ve--, pero la prioridad es que adopte un modelo energético sostenible, barato, no sectario y con seguridad jurídica", remarcó Rajoy. Por su parte, el presidente del Gobierno culpó al PP y a sus decisiones en materia energética a partir del año 2000 de la actual necesidad de subir la factura de la electricidad a las familias y consumidores industriales españoles. Por su parte, el líder del PP reprochó al presidente del Gobierno que planee una nueva subida de la tarifa eléctrica. "Usted está afectando al poder adquisitivo de lo españoles que tienen que pagar sus errores", dijo Rajoy desde su escaño.

El presidente no quiso confirmar abiertamente el próximo aumento del 4 por ciento en la factura que pagan los consumidores, limitándose a señalar que lo que sí está decidido es no aumentar nada el precio a los más de tres millones de consumidores que se acogen al llamado "bono social". "Para el resto", ha añadido, "el Gobierno hará una revisión razonable del precio de la electricidad". El líder del PP replicó la acusación de ser el culpable de los problemas energéticos y echó mano de cifras: el déficit tarifario eléctrico era, en el año 2004, de 1.400 millones de euros, en tanto que hoy la cifra asciende a 18.000 millones. "Por lo visto la culpa la tiene el PP", afirmó Rajoy. "Un presidente tiene que asumir sus responsabilidades", añadió. Después reprochó a Zapatero que no tenga política energética, por "prejuicios ideológicos" respecto a las nucleares, y que haya dado subvenciones a energías que ahora no resultan rentables. El líder del PP terminó reclamando "un modelo energético viable, barato, no sectario y que genere seguridad jurídica", y Zapatero le respondió lanzándole, una vez más, la oferta de sumarse a la propuesta de perfilar un pacto energético. "El Gobierno ha ofrecido un pacto energético y su voluntad ha sido escasa. Yo le pediría un esfuerzo en esta dirección", afirmó Zapatero. "Sería bueno que lo discutiéramos racionalmente más allá de la trinca política", añadió.

En otro momento de su intervención, Zapatero garantizó que España cuenta con un crédito internacional "muy fuerte", fruto de 30 años de trabajo, y seguramente el que "menos" ha contribuido a forjar esa credibilidad haya sido su Ejecutivo. "Y estoy dispuesto a admitirlo", ha dicho. Respondía así a la portavoz de UPyD en la sesión de control del Congreso, Rosa Díez, quien le ha pedido que convoque elecciones anticipadas porque es, a su juicio, la única vía para que España remonte la crisis de confianza en la que se ha hundido. "No hay nada más letal para un país que un Gobierno que genere incertidumbre", acusó Díez. Y Zapatero emplazó a Rosa Díez a hablar bien de España, "aquí y afuera", porque eso ayudaría a la fortaleza del país y a la recuperación más allá de quién esté en el Gobierno.

Y muchos aplausos en las bancadas de los respectivos líderes, Zapatero y Rajoy, en apoyo de sus correspondientes posiciones.

OTR Press

Luis Del Val

Chulería continuada

por Luis Del Val

Charo Zarzalejos

La manada

por Charo Zarzalejos

Julia Navarro

La gran burla

por Julia Navarro

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies