Gallardón discrepa de Rajoy sobre matrimonios homosexuales (y 2)

Actualizado 15/11/2010 13:00:33 CET

MADRID, 15 Nov. (OTR/PRESS) -

Sobre el matrimonio de homosexuales, opina el alcalde que "mientras la ley esté vigente y lo defina como matrimonio, es obvio que lo es una boda entre dos hombres o dos mujeres. No podemos, desde un criterio político, establecer algo distinto a lo que es el criterio jurídico. Otra cosa es el debate sobre la denominación que debe tener esa unión, que es el único punto sobre el que el PP estableció una discrepancia. El PP no pretende disminuir ni uno solo de los derechos de las personas que quieran establecer esa unión, con todos y cada uno de los efectos sociales, económicos, familiares, que tiene el matrimonio. Creo que tenemos que estar a lo que diga el Constitucional. Se ha planteado un recurso ante el tribunal y debe ser el tribunal el que establezca ese criterio. Y, desde ese punto de vista mío, es una opinión personal, yo estaría a lo que dijese el Constitucional. Si el Constitucional establece que es conforme a nuestra Constitución mantener la denominación del matrimonio, yo lo dejaría así. Pero ya le digo que le estoy contestando a título personal".

Sobre la ley del aborto, dice que "la doctrina del Constitucional, establecida como consecuencia del primer recurso que se interpuso contra la primera ley, lo que dice es que el concebido y no nacido es un titular de derechos, pero que no son absolutos, porque, al entrar en conflicto con otros derechos, fundamentalmente derechos de la madre, el Estado no puede establecer un reproche hacia aquellas que opten por uno u otro de esos derechos que entran en conflicto. El problema de la nueva ley es que en lugar de resolver conflictos entre derechos, suprime los derechos del concebido hasta que alcance 14 semanas desde su gestación. Y yo soy de los que creen que esa doctrina es contraria a la del Constitucional. Me parece muy razonable el que la hayamos recurrido".

Seguidamente se aborda la cuestión "inmigrantes", y recuerda el alcalde que "la ley obliga a empadronar, pero no debe confundirse el empadronamiento con la posibilidad de convertir en legal una residencia que no lo es, de acuerdo con las leyes del Estado. A ninguna persona se le pueden negar los derechos básicos asistenciales, al margen de cuál sea su situación, no puede haber ni un hospital ni un centro que le pida un papel a una persona antes de atender la urgencia que tenga". Dice luego que "los datos estadísticos acreditan que el uso por parte de la población inmigrante de los servicios sanitarios no es superior al porcentaje que ellos representan dentro de la población".

Sobre las elecciones catalanas dice el alcalde: "En estos momentos somos responsables de un Gobierno socialista en el País Vasco. Si CiU es la opción política más votada y la encargada de formar un Gobierno, sería bueno para Cataluña y bueno para España que los programas máximos, muy inadecuados, que CiU ha presentado a esta campaña, fuesen moderados y ponderados por el criterio del PP. Si se produce un Gobierno de CiU, el que este estuviese en las pautas que hubiesen podido acordar con el PP sería positivo tanto para Cataluña como para España". En otro momento habla de sus propias posibilidades para ser jefe del Gobierno español: "¿Quién le ha dicho que ese es uno de mis sueños? Siempre he soñado con la transformación de la realidad. E indudablemente, la presidencia del Gobierno es uno de los instrumentos adecuados y útiles para la transformación de la realidad. En modo alguno es el único".

Sobre el Tea Party en el PP, dice: "El rigor y la moderación por las que hemos apostado resultan eficaces, además de responsables. Y respecto al Tea Party, la pregunta no es cuántos votos les ha dado a los republicanos en las últimas legislativas, sino cuántos les puede quitar en las próximas presidenciales, cuando intimide al votante de centro, que se ha desahogado ahora mediante este voto de castigo a Obama, pero que quizá no quiere una opción radical en su lugar. Le aseguro que mi partido no caerá en ese error. También se le pregunta por su llamada al alcalde de Valladolid, que despreció gravemente a Leire Pajín cuando fue nombrada ministra. "Le llamé para decirle que había hecho mal haciendo esa afirmación, y para decirle que había hecho bien pidiendo perdón y rectificando". Y añade sobre el asunto: "Después de haber pedido perdón a la persona afectada y a la opinión pública en general, creo que no debe establecerse un reproche a su continuidad como alcalde. Y que a Leire Patín la llamó León de la Riva y no se puso al teléfono".

También confirma que ha recibido llamadas de dirigentes socialistas para solidarizarse con él cuando ha sufrido algún ataque personal, y en casos más graves. "Mucho más graves, y las he recibido, y tengo que decirle que no lo he hecho público porque me parece que esas llamadas son de carácter personal y no creo que beneficiasen a los que las hicieron. Pero en los supuestos más injustos y más duros de mi vida política, cuando he sido objeto de ataques personales por parte de dirigentes socialistas, agradecí la solidaridad de todos mis compañeros, pero agradecí muy especialmente la solidaridad de dirigentes socialistas, incluidos miembros del Gobierno de España", dice el alcalde.

OTR Press

Fermín Bocos

La foto borrada

por Fermín Bocos

Pedro Calvo Hernando

Barcelona: culpa de todos

por Pedro Calvo Hernando

Fernando Jáuregui

Ella

por Fernando Jáuregui

Julia Navarro

Sin futuro

por Julia Navarro

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies