Gallardón discrepa de Rajoy sobre matrimonios homosexuales (1)

 

Gallardón discrepa de Rajoy sobre matrimonios homosexuales (1)

Actualizado 15/11/2010 13:00:34 CET

MADRID, 15 Nov. (OTR/PRESS) -

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, mantiene una diferente opinión con relación a su máximo dirigente del PP, Mariano Rajoy, respecto al matrimonio de homosexuales, según las manifestaciones que este domingo el regidor realiza a El País, y en las que se muestra partidario de mantener la ley del matrimonio homosexual si el Tribunal Constitucional la avala. Su opinión choca con el criterio expresado por el líder de su partido, Mariano Rajoy, hace solo dos semanas en las declaraciones del propio Rajoy.

En las mismas declaraciones dice también Gallardón: "Hará falta un nuevo contrato social, con derechos y deberes de cada sector". "No está en el programa del PP disminuir las ayudas sociales". "Valoro que Garzón extendiera la acción del Estado a toda la trama terrorista". "González debe dar explicaciones detalladas sobre su decisión sobre ETA". "No aceptaría trajes de nadie, cualquier traje me lo compraría yo". "La Ley del Aborto suprime el derecho del concebido hasta las 14 semanas". Empieza la conversación periodística refiriéndose al llamado Plan Cameron, de recorte de gastos en el Reino Unido, que Rajoy pudo como ejemplo a imitar en España. "Cameron va a recortar 6.000 millones de euros de ayudas sociales en Reino Unido y otras muchas prestaciones". "¿Si Rajoy gobierna, debería hacer lo mismo en España?", pregunta el periodista. Y responde Gallardón: "No está en el programa del PP disminuir las ayudas sociales, al contrario. Las mismas voces que en 1996 decían que íbamos a acabar con la educación pública, la sanidad pública y los servicios sociales, tienen que reconocer que el resultado, ocho años después, fue que se incrementaron todas y cada una de las prestaciones sociales. El PP puede gestionar eficazmente el Estado de bienestar, entre otras cosas porque éste no es, ni mucho menos, patrimonio de la izquierda. Probablemente hará falta un nuevo contrato social, en el que quede claro qué derechos y qué deberes adquiere cada sector de la población y a cambio de qué esfuerzo. Y el resultado de ese nuevo contrato tiene que ser justo, equilibrado. Porque de lo contrario no nos ayudará a salir de la crisis".

Sobre la presión fiscal, dice Gallardón que "Madrid está por debajo de la media de la presión fiscal de las grandes ciudades españolas. Podemos presumir de tener una presión fiscal un 21% inferior a la de Barcelona, o un 32% inferior a la de Sevilla. Le doy un dato, de cada 100 euros que paga un madrileño de sus impuestos, siete se los da al Ayuntamiento, 56 al Gobierno de España y 37 a la Comunidad". Y se refiere a la nueva tasa de basuras: "Hemos establecido una tasa nueva, que es la tasa de basuras. Y el IBI, que es el impuesto que se utiliza como referente, no ha subido como consecuencia de una decisión del Ayuntamiento de Madrid, sino como consecuencia de una actualización de los valores catastrales que es responsabilidad del Ministerio de Hacienda".

Sobre la deuda de Madrid, dice el alcalde que "al marcharme de la Comunidad de Madrid dejé una hacienda en equilibrio y saneada, como puede comprobar en el informe de la Cámara de Cuentas. Además, la deuda hay que medirla siempre en relación a los ingresos que se tienen. En estos momentos, el porcentaje de los ingresos que necesitamos para mantener la deuda es el mismo que teníamos en 2003. Son 3,3 euros de cada 100, que es muy inferior del que le cuesta al Estado su deuda, que son casi 10 euros de cada 100. Si alguien cree que en el siglo XXI se puede mantener ese concepto antiguo de que los ayuntamientos son sólo Administraciones prestadoras de servicios, se equivoca profundamente. Yo no he permanecido indiferente ante una ciudad que carecía de las infraestructuras para competir con aquellas ciudades globales europeas. En estos momentos, el eje que forman Londres, París y Madrid es consecuencia de la extraordinaria inversión en infraestructuras que hemos hecho en la ciudad".

Luego expresa su confianza en que Zapatero acepte su plan para salvar sus apuros financieros. "Tengo confianza en que así sea. Es un plan muy razonable para tratar por igual a todas las Administraciones y dejar que los Ayuntamientos hagan lo que hace el Gobierno de España y deja hacer a las comunidades. Prohibir la refinanciación de la deuda en época de crisis, beneficia a los bancos y perjudica a las pequeñas y medianas empresas, y a las grandes que son proveedoras de servicios. No entendemos por qué a los Ayuntamientos, que sólo representan un 6,1% del peso de la deuda de las Administraciones públicas -un 76,4% corresponde al Estado y un 17,5% a las autonomías-, se les impide la refinanciación".

Seguidamente aborda otras cuestiones políticas, como las declaraciones de González sobre ETA "¿Cree que Felipe González se ha situado, como dice su partido, en la x de los GAL con su confesión?", le preguntan. Y contesta: "Creo que un asunto de la gravedad y la trascendencia al que Felipe González hace referencia en esa entrevista no puede despacharse en tres frases. Requiere una explicación completa y detallada de todas las circunstancias que rodearon esa decisión". "¿Cree usted que Baltasar Garzón es un juez prevaricador que está al servicio del Gobierno y en contra del PP?" El juez Garzón está, en estos momentos, pendiente de una valoración por parte de la propia justicia por determinadas decisiones que ha tomado, y me parece que, en este caso, los políticos debemos abstenernos de interferir en esa decisión". Y dice que en Garzón valora "su lucha contra el terrorismo, su contribución a extender la acción del Estado no única y exclusivamente a los autores materiales de los atentados de ETA, sino a toda la trama sin la cual ETA tiene muy difícil subsistir. Y me parece que ese es uno de los grandes activos de los que una serie de magistrados, entre ellos de una forma muy destacada el juez Garzón, pueden estar legítimamente orgullosos".

También responde a la cuestión de si el PP está respondiendo bien en toda España ante la corrupción que le salpica. "El partido tiene que dar la respuesta política y jurídica en cada uno de los casos donde se produzca la más mínima sospecha de un caso de desviación de poder y de corrupción. Hemos tenido experiencias contradictorias. Hemos tenido algunos casos, como el canario, donde se produjeron condenas mediáticas y políticas a altos cargos del PP y cuando los jueces los analizaron decidieron que no eran susceptibles de reproche. Y eso lo debemos tener en cuenta. Tienen que ser los jueces los únicos que establezcan reproches sobre cualquier conducta". Niega que haya en el PP una doble vara de medir para afrontar sus casos de corrupción.

Y sobre la diferencia de trato entre imputados en Valencia o en Madrid, dice: "Es por el distinto juicio de valor que en uno y otro caso se ha hecho de la responsabilidad de unos y otros. En España hemos convertido la imputación en una condena previa, y eso en algunos supuestos, como el caso de Canarias que le he citado, se ha convertido en una injusticia". Pregunta directa, a continuación: ¿Aceptaría que un contratista le pagara sus trajes?. "No. Es que es una situación que no se me alcanza. Pero es que creo que no aceptaría trajes de nadie. Cualquier traje me lo compraría yo. No es un supuesto en el que yo me haya visto, tampoco me puedo imaginar ahí".

OTR Press

Luis Del Val

Algunos trabajan

por Luis Del Val

Antonio Pérez Henares

La gran estafa

por Antonio Pérez Henares

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies