Los jueces, en la picota

 

Los jueces, en la picota

Actualizado 11/11/2006 1:00:22 CET

MADRID, 11 Nov. (OTR/PRESS) -

Parece que hay bastante coincidencia entre los dirigentes abertzales, batasunos-proetarras, y determinados dirigentes del socialismo vasco y del PNV, en que "el proceso" está, ahora mismo, en la cuerda floja, por obra y gracia de la dieta alimenticia que se estará administrando el etarra Iñaki De Juana Chaos por causa de la sentencia de la Audiencia Nacional que le ha condenado a doce años y siete meses por haber señalado, desde artículos publicados en Gara, a funcionarios de prisiones como objetivos preferentes para eventuales actuaciones de los matones de la banda ETA. Hay un debate jurídico: ¿La sentencia es adecuada, o nos hallamos, como se ha dicho, ante la pena de mayor gravedad conocida por un delito de señalamiento? Parece, en todo caso, que quienes cometen delitos, y las amenazas lo son, deben encajar el peso de la ley. Otra cosa es la cuantía de ese peso. Y ahí es donde entra el otro debate, el político, que también se viene desarrollando desde hace meses, y sobre el que no existe, ni mucho menos, la menor coincidencia ni aproximación: es el debate de si "las circunstancias" deben forzar a los jueces a facilitar el buen término del proceso en marcha. O si, por el contrario, la Justicia es y debe seguir siendo perfectamente ajena a esos procedimientos políticos para llegar a la extinción definitiva de la banda terrorista...

Se han producido manifestaciones en los dos sentidos: de quienes sostienen que la aplicación de la ley y de sus penas por parte del juez debe tener en cuenta también esas circunstancias y condiciones sociales del momento, y la de quienes argumentan que la ley está por encima de todo y de todos y debe aplicarse con idéntico rigor para los etarras más recalcitrantes o para los etarras que son partidarios y están a favor del proceso en marcha, como es el caso de De Juana Chaos. ¿Cabe alguna clase de generosidad del Estado para quienes se muestran decididos a cambiar de oficio y de vida, o sencillamente "quien la hace la paga", y por completo y en toda circunstancia?

En ese punto de debate se hallan jueces y políticos, pero también intervienen los portavoces de la mismísima banda, como es el caso de Arnaldo Otegi, o de Joseba Permach, máximos valedores, y mucho más que intérpretes de la banda. A uno y otro les parece que Zapatero debería arriesgarse mucho más, ir mucho más lejos, y cabe suponer, forzar, presionar a los jueces para que "el proceso" estuviera por encima de la ley y su anunciada generosidad empezara a advertirse en los condenados por crímenes confesos, demostrados y juzgados. Por ahí debería empezar ETA y sus portavoces: por demostrar su decidida voluntad a cambiar de oficio y métodos...

José Cavero.

OTR Press

Luis Del Val

100.000 votos diarios

por Luis Del Val

Antonio Casado

El PSOE, con el Gobierno

por Antonio Casado

Julia Navarro

Una noticia inquietante

por Julia Navarro

Cayetano González

Marear la perdiz

por Cayetano González

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies