Magdalena, la 'mala malísima'

 

Magdalena, la 'mala malísima'

Actualizado 16/08/2007 2:00:13 CET

MADRID, 16 Ago. (OTR/PRESS) -

Sustituida la ministra de Vivienda, María Antonia Trujilllo, por otra mujer "de buena prensa" y de muchos amigos periodistas, Carme Chacón, había que buscar la mala malísima del Gobierno, y de repente, Magdalena Álvarez, titular de Fomento, que ya contaba con muchos puntos negativos a su favor desde su llegada del Gobierno de Andalucía, desde donde cuentan que había sido "catapultada" por Manuel Chaves, que la soportaba con dificultad.

Lo cierto es que los sucesivos desmanes de las infraestructuras catalanas han hallado en Magdalena Álvarez la víctima propiciatoria. Ni a Montilla ni a Joaquín Nadal, que algo sabrán de la historia, sino a la gran inversora que dice ser la señora Álvarez, que ha tenido que recurrir al presidente Zapatero para proclamar que seguirá en su cargo en tanto el presidente no decida lo contrario.

Lo que no quita para que todos los diarios audiovisuales o de papel reflejen con nitidez lo acontecido este martes en el Congreso, donde la ministra hubo de escuchar muy severas recriminaciones de todos y cada uno de los grupos parlamentarios, con la sola excepción de los socialistas. "Álvarez se niega a dimitir frente al acoso de la mayoría del Congreso. La ministra promete que la situación mejorará en septiembre", titula un diario.

En otro se lee la frase defensiva de la ministra: "No voy a salir corriendo, replica Álvarez tras quedarse en minoría. Acusa de hacer trampas a y mentir a quienes la critican, ridiculiza a Rajoy y tacha a los que se quejan de El Prat de no ser buenos catalanes. PP, CiU, ERC e IU-ICV piden la destitución de la ministra de Fomento, pero ella se enroca en el apoyo del presidente del gobierno". Y en ese mismo diario hay un comentario titulado "la ministra macarra", en el que se explica que la actitud y los gestos de Magdalena Álvarez completaron una comparecencia marcada por las duras palabras".

Un tercer periódico titula: "La ministra se escuda en Zapatero para ignorar el clamor por su dimisión". Y el dato de que el PP invirtió en Cataluña en infraestructuras 1.100 millones más que el PSOE. Dice a su vez otro periódico en su principal titular que Magdalena Álvarez se aferra al cargo y sólo se irá "si Zapatero me lo pide", y que la gestión de la ministra provocó que por primera vez en la legislatura PP, CiU, IU y ERC coincidan y exijan la dimisión. Y, en fin, y como muestra, el titular de un diario barcelonés: La reprobación de Fomento une desde el PP a ERC. Convergencia a ICV también exigen el relevo de la ministra y Álvarez replica que sólo dimitirá si lo decide Zapatero". Con dos anotaciones más: Que la ministra reitera que en diciembre RENFE volverá a la normalidad y el desacuerdo total sobre la inversión en Cataluña".

Decididamente, Maleni es la "mala malísima" del Gobierno. Es improbable que a estas alturas de legislatura Zapatero atienda el clamor general de sustituirla, pero es improbable que en otra legislatura pudiera repetir su actual condición: ha quedado quemada y bien quemada por el gran apagón barcelonés, y por las restantes ineficacias de Cercanías, del AVE y de El Prat. Ni Montilla ni Joaquín Nadal: Maleni es el chivo expiatorio elegido.

José Cavero.

OTR Press

Esther Esteban

El árbol y las nueces

por Esther Esteban

Carmen Tomás

Donde más duele

por Carmen Tomás

Julia Navarro

"Un instrumento más"

por Julia Navarro

Fermín Bocos

Trump y la ONU

por Fermín Bocos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies