Moción de confianza o moción de censura.

 

Moción de confianza o moción de censura.

Actualizado 10/06/2009 14:00:22 CET

MADRID, 10 Jun. (OTR/PRESS) -

Como es perfectamente lógico y comprensible, el PP pretende alargar y amplificar su éxito electoral del domingo, en las elecciones para renovar el Parlamento Europeo, llevando sus efectos y consecuencias a la política nacional del día a día. ¿Cómo hacerlo? En la calle, y ante la sede del PP, se pudieron escuchar gritos insistentes de militantes del PP que reclamaban, directamente, la dimisión de Zapatero y la llegada a la Moncloa de su líder Rajoy.

Ése y no otro es el propósito del primer partido de la oposición, pero se requiere cumplir determinados requisitos. Eso no se consigue con un buen éxito electoral ni la derrota de los gobernantes, aunque puede llegar a ser una primera piedra, un primer paso. Rajoy en su discurso, marcó la pauta a seguir: primero fueron las elecciones gallegas, que procuraron al PP el regreso a la presidencia de la Xunta; en segundo lugar, el PP está colaborando con el Gobierno del socialista de Patxi López para conseguir la alternancia a un PNV enquistado en los órganos de decisión y de gobierno de Euskadi durante casi treinta años continuados. Ahora, este éxito en las europeas...

Todos ellos pasos previos para las siguientes elecciones, las locales de 2011 y las generales de 2012. ¿Puede haber atajos, y apresurar la llegada a la Moncloa? Sí, están en la ley, y se llaman mociones o cuestión de confianza, y sobre todo, mociones de censura. La moción de confianza es sencilla de ejecutar, pero nada fácil de obtener en este instante de soledad del PSOE gobernante, sin socios parlamentarios. Zapatero puede presentarse al Parlamento y someter a votación su mandato, pero si previamente no consigue votos suficientes para alcanzar la mayoría habría dado un paso en falso. Moción de confianza de esa naturaleza la tendrá próximamente, cuando deba presentar sus siguientes presupuestos, y verlos aprobados...

La otra moción teóricamente posible es la de censura, y ésa corresponde presentarla, si se ve con fuerza suficiente, el partido que aspire a gobernar y no quiera esperar al resultado de las urnas. Pero plantea una dificultad: no basta que el presidente ejerciente no tenga mayoría, es que, además, debería conseguir esos apoyos externos el aspirante a presidente. Es decir, el PP debería reunir los votos que le faltan hasta conseguir la mayoría absoluta: CiU, PNV...

¿Están decididos a dárselos estas fuerzas? Es curioso que Durán i Lleida fuera, ya antes de las elecciones, y ahora, una vez realizadas, un primero en impulsar esta forma de censura contra el inquilino de la Moncloa. Durán quiere que Rajoy se presente como alternativa en una votación..., que sin embargo, la propia CiU no apoyaría. ¿Cómo, por consiguiente, pensar en una moción de censura si la primera fuerza ajena a los dos grandes partidos anuncia, ya de antemano, que él no la apoyaría... Cabe sospechar que lo que Durán desea es que se compruebe la debilidad de los dos dirigentes políticos y la necesidad que las respectivas fuerzas tienen de contar con CiU... De algún modo les está diciendo que sin él, sin CiU, ni el PSOE ni el PP podrán gobernar "con tranquilidad"...

Es decir, todo es juego político de escasa o nula trascendencia. Se trata de "vender" de nuevo la propia victoria, por parte del PP, o de llamar la atención sobre la debilidad del gobierno de Zapatero, pero sin eficacia real y visible. Dicho de otro modo, los políticos, en particular los opositores, no se resignan a seguir en sus poltronas "sin emociones fuertes" en lo que queda de legislatura. Quisieran adelantar acontecimientos y quemar etapas, sin vivirlas día tras día. Puede ser aburrido esperar a las siguientes "emociones fuertes": los ya mencionados presupuestos, o las elecciones municipales de 2011, las autonómicas catalanas, el Congreso del PP en 2011, o las elecciones generales de 2012...

OTR Press

Luis Del Val

100.000 votos diarios

por Luis Del Val

Antonio Casado

El PSOE, con el Gobierno

por Antonio Casado

Julia Navarro

Una noticia inquietante

por Julia Navarro

Cayetano González

Marear la perdiz

por Cayetano González

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies