Montilla: podríamos plantearnos si España nos interesa.

 

Montilla: podríamos plantearnos si España nos interesa.

Actualizado 17/07/2010 14:00:41 CET

MADRID, 17 Jul. (OTR/PRESS) -

De nuevo se vuelve a la vieja cuestión: Si el Estatuto no cabe en la Constitución, debe reformarse la Constitución para que el Estatuto catalán quepa en ella. Es lo que vino a defender el president Montilla, en el parlamento de Cataluña, en un pleno dedicado a la sentencia del Tribunal Constitucional.

El president de la Generalitat, José Montilla, en este pleno monográfico del Parlament sobre la sentencia del Estatut, pidió este viernes la reforma de la Constitución para que Catalunya recupere la confianza en su relación con España. Montilla, reclama una reforma de la Constitución que reconozca la realidad nacional de Cataluña. Pese a admitir que "ahora no es el momento", el socialista ha planteado esta solución futura a la situación política catalana resultante de la sentencia del TC sobre el Estatut. El president lanzó este toque de atención a España en su intervención que ha durado alrededor de una hora, y en la que ha insistió en que "cuando se den las condiciones favorables", habrá que "recuperar las garantías jurídicas" del Estatut anterior, "muy probablemente por medio de una reforma de la Constitución que reconozca explícitamente nuestra realidad nacional". El president aseguró que Catalunya se encuentra en un momento "grave y exigente" por lo que ha llamado al acuerdo entre las fuerzas catalanas para poder "recuperar los aspectos del Estatut enmendados" por el TC. Montilla, ha llamado a CiU, ERC e ICV-EUiA a pactar "una hoja de ruta compartida" donde se defina la estrategia catalana para "aplicar" el texto, y ha emplazado a alcanzar "un acuerdo de mínimos". "Es lo mínimo que merece la ciudadanía" después de la manifestación del domingo, ha abundado el socialista. El líder del PSC ha recordado que el Estatut no fue una "concesión de España", por lo que las instituciones estatales deberían dar una "respuesta adecuada" ante una sentencia que ha prometido "acatar", aunque sin compartirla. El jefe del Govern ha subrayado "la lealtad" con la que Catalunya ha abordado el tema de su relación con el Estado, aunque con el desgaste originado "ha llegado el punto en que Catalunya muestra síntomas de fatiga".

Montilla subrayó la importancia del "respeto" en la relación entre España y Catalunya, ya que sin esa condición "la relación no podrá basarse en el compromiso y el acuerdo", como hasta ahora. El riesgo que se recorre rompiendo esa regla, apuntó Montilla, es que Catalunya se plantee su pertenencia al Estado no como un pacto, sino como un contrato en lo que se valore es si "España nos interesa por motivos económicos, políticos y estratégicos" o por cuestiones "emocionales". "Nos hemos de entender fijando nuestras condiciones", apuntó un Montilla que se mostró partidario de una relación "de pacto, no de contrato". Para el president, la "desafección social y política" que ha generado la sentencia del Estatut "debería preocupar seriamente a los responsables institucionales de España". Montilla mostró su sorpresa tanto por la "hostilidad y animadversión de una minoría estrepitosa" como por la "indiferencia de una mayoría", reacciones ambas que considera "las peores" en el marco actual. "Habrá quien crea que el problema no existe -añadió- que es metafísico".

El jefe del Govern lamentó que los catalanes estén condenados por la sentencia del Estatut a vivir "en un malestar crónico, y viviendo en el marco del Estado en una situación de inferioridad". En su opinión, la situación no es más que una manera "de asumir que el problema no es de España" Por ello, Montilla convocó a sus socios de Gobierno en el tripartito y a CiU a establece "una hoja de ruta compartida" donde se defina la estrategia catalana para "aplicar el Estatut" y "cómo recuperar los aspectos enmendados" por el Tribunal Constitucional. El president ha invitado a estos partidos a "encontrar un terreno compartido" respecto al Estatut "en un tiempo no demasiado largo".

El líder del PSC consideró que existe "margen suficiente" para hallar un denominador de intereses común, ya que "tiempo habrá" de que cada partido contraste su horizonte de futuro en las elecciones catalanas. "No podemos rebajar nuestras aspiraciones a ser reconocidos como nación", añadió.

Como se comprueba, el rebote suscitado por la sentencia del TC entre los políticos catalanes se prolonga, y amenaza con ir a más.

OTR Press

Esther Esteban

Esos locos bajitos

por Esther Esteban

Fermín Bocos

Fuera van ganando

por Fermín Bocos

Charo Zarzalejos

Sin derecho a la sorpresa

por Charo Zarzalejos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies