De nuevo, el por qué no te callas

 

De nuevo, el por qué no te callas

Actualizado 24/04/2008 2:00:18 CET

MADRID, 24 Abr. (OTR/PRESS) -

La frase del Rey, dirigida originariamente al autoritario Hugo Chaves, se repite de vez en cuando en otros labios y en otras circunstancia. Ahora ha sido el veterano Manuel Fraga quien se ha dirigido con la misma amonestación, o súplica, o recomendación, a su correligionaria Esperanza Aguirre, -"que debe callarse ya de una vez, y he dicho todo lo que tenía que decir", dijo el terminante y cáustico don Manuel-. Aguirre tardó unos minutos en replicar al fundador de su partido: "Lo de la mordaza conmigo no va", don Manuel.

Ciertamente, no parece que haya quien calle a la presidenta de Madrid, la baronesa o lideresa Aguirre, aunque ya hay en los medios informativos de este día unas cuantas fórmulas de solución de una crisis que se inició, no cabe olvidarlo, cuando Aguirre y Gallardón hicieron manifestación tácita de que tenían intención de competir por la sucesión de Rajoy. Este reaccionó contra ambos, en un primer momento, pero parece haber "acogido en su seno" y para el equipo de confianza que designe en el Congreso de Valencia a un Gallardón que parece mucho más prudente, y sobre cuyos futuros designios se especula abundantemente. A Fraga no le parecería mal que Gallardón fuera el próximo secretario general del PP, algo que revolucionaría y sublevaría hasta límites insospechados a doña Esperanza. Ésa es la garantía que quiere la presidenta: que le aseguren que su adversario Gallardón no quedará por encima de ella, en los escalafones del partido, cambiando la actual situación, en la que ella es "su presidenta regional".

¿Cómo cabe resolver esta situación de impasse de manera que nadie quede maltrecho y en mala posición? El Mundo, que viene siendo portavoz de la baronesa, da ya por resuelto el asunto: Aguirre no se presentará como alternativa a Rajoy en el Congreso de junio, pero luchará por impulsar el debate ideológico en el PP y respaldará una enmienda a los Estatutos para que se celebren primarias para elegir el candidato en las elecciones generales de 2012. O sea, peleará en el Congreso, por la renovación, reforma de estatutos y debate interno, y se reserva para volver a pelear en el siguiente congreso del PP, en 2012, cuando se determinará de una vez quién será el candidato a la presidencia de la Nación.

En alguna otra fuente informativa se ha especulado con la posibilidad de que, de prolongarse el actual conflicto, y después de que saltara a la actualidad -y sobre la yugular de Rajoy- el exvicepresidente Alvarez Cascos, el propio Aznar podría actuar como intermediario y "componedor" entre los dos personajes del enfrentamiento, Rajoy y Aguirre. Nada complacería más a Esperanza Aguirre que seguir mereciendo atenciones preferentes.

José Cavero.

OTR Press

Luis Del Val

100.000 votos diarios

por Luis Del Val

Antonio Casado

El PSOE, con el Gobierno

por Antonio Casado

Julia Navarro

Una noticia inquietante

por Julia Navarro

Cayetano González

Marear la perdiz

por Cayetano González

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies