Problemas con los partidos

Actualizado 31/08/2007 2:00:19 CET

MADRID, 31 Ago. (OTR/PRESS) -

Antes de que comience el nuevo curso político, los grandes partidos nacionales se ven en la necesidad de afrontar sus primeros problemas, en una temporada de listas y de elecciones generales. En el PP hemos asistido a las tensiones que ha suscitado el deseo de Gallardón de ser diputado, y las interpretaciones que se dan a tal aspiración: se empieza a mugar la sucesión de Mariano Rajoy, probable víctima de esas elecciones de marzo próximo. La invitación de Fraga a pensar en sucesiones tampoco ayuda a serenar determinados ánimos. De ahí que el PP haya visto la necesidad de dar una imagen de partido cohesionado y sólido, y que prepare ya, probablemente para el mes de enero, una convención nacional en la que el liderazgo de Rajoy resultaría claramente apuntalado, y acaso otros aspirantes pudieran verse en situación comprometida. Recuérdese que en situaciones similares, las intervenciones de Gallardón y de Esperanza Aguirre merecieron reacciones bien distintas de los participantes en la convención, con notables reticencias y muestras de desprecio hacia el alcalde de Madrid y reacciones de mucha mayor simpatía hacia su oponente Aguirre. Y sobre todo, con vivas demostraciones de apoyo a Rajoy. Es posible que se pretenda algo parecido ya a muy pocas semanas de la cita con las urnas.

En cuanto al PSOE, ha logrado sofocar, según parece, su crisis navarra, de este verano, aunque aún pudiera dar alguna sorpresa o susto. Poca sorpresa ha dado el anuncio de Rosa Díez de que abandona el PSOE para constituir, con los profesores Savater y Gorriarán, una nueva fuerza política. Rosa Díez considera que el Partido Socialista ha perdido sus notas características, y que se hace imprescindible otra fuerza, la suya, que las ofrezca y defienda. Hay un dato singular en la actitud de Rosa, y es su anuncio de que abandona el escaño de eurodiputada, por el que salió en las listas del PSOE. Es de elogiar la coherencia que el gesto demuestra: un salario mensual del Europarlamento es una cantidad digna de estima, y no todos los discrepantes con su propio partido suelen tener comportamientos de esa categoría.

En cuanto a su propia marcha del PSOE, muchos la esperaban, otros la deseaban, y a pocos ha sorprendido: las críticas de Rosa a Zapatero habían subido de tono hasta niveles insólitos, y para muchos inadmisibles o del todo incoherentes con el partido que la mantenía en sus filas. No pocos se preguntan, sencillamente, por qué tardó tanto en dar el portazo final, después de tantos portazos anteriores. Y luego, queda la incógnita de qué futuro tendrá el partido de Savater, Gorriarán, Díez y unos cuantos más, y si llegarán a suponer alguna clase de riesgo para el PSOE o para el PP. De momento, se asegura que 'Basta Ya', la formación de la que surge este nuevo partido, negocia la entrada de formaciones socialdemócratas en su proyecto. También se ha señalado que no ha prosperado un intento de entendimiento con Ciutadans. De modo que está por ver el futuro del nuevo grupo.

JOSÉ CAVERO

OTR Press

Esther Esteban

Aforados y ... aforados

por Esther Esteban

Luis Del Val

CNMC: un nuevo censor

por Luis Del Val

Antonio Casado

Vuelve Aznar

por Antonio Casado