Reforma electoral contra los proetarras.

Actualizado 20/10/2010 14:00:46 CET

MADRID, 20 Oct. (OTR/PRESS) -

Socialistas y conservadores presentaron un pacto para reformar la ley electoral que tapona todos los resquicios por los que hasta ahora se había filtrado la izquierda abertzale en las instituciones. La proposición de ley, que se tramitará en el Congreso de modo inmediato, prevé incluso la eventualidad de que candidatos de un partido ilegalizado se cuelen en una lista de un partido legal, como se ha apuntado que ocurrirá con Eusko Alkartasuna en los próximos comicios locales. La nueva norma prevé la posibilidad de que se anule la candidatura sin necesidad de ilegalizar al partido que ha dado amparo a los miembros del partido ilegal. La reforma incluye, además, "la incompatibilidad sobrevenida" para expulsar a los miembros de la izquierda abertzale de las instituciones si se ilegaliza su partido tras las elecciones. También se amplían los plazos para impugnar las candidaturas de manera que haya más posibilidades de anular antes de los comicios la lista que en su seno albergue candidatos que no condenan la violencia de los terroristas.

Mientras tanto, como apunta el diario El País, el PP lanza insinuaciones sobre la posibilidad de que detrás del pacto presupuestario con el PNV esté el acuerdo para que Batasuna pueda presentarse, de alguna manera, a las elecciones. El entendimiento de PSOE y PP se ha logrado después de meses de negociación entre el socialista Benegas y el popular Bermúdez de Castro. La reforma de la ley electoral contempla una fórmula para echar de los ayuntamientos a los concejales que se nieguen a condenar la violencia. Hasta ahora se daba la circunstancia de que el mundo proetarra pedía el voto para un partido legal, como ANV, y cuando los tribunales decidían su ilegalización, los concejales electos no podían ser despojados de su acta. La reforma incluye un apartado que establece un fórmula de incompatibilidad sobrevenida para inhabilitar a un concejal. Cuando el partido sea declarado ilegal en sentencia firme, sus concejales tendrán quince días para condenar la violencia y, por tanto, para distanciarse de los motivos por los que fue ilegalizada su formación. Y si no lo hacen, quedarán formalmente declarados incompatibles y no podrán ejercer como concejales. PSOE y PP agilizarán los trámites para que esta ley esté lista en enero y pueda aplicarse en las próximas municipales. El diario El Mundo ha celebrado ese pacto para reformar la ley electoral cerrando el paso a cualquier vía por la que los etarras quieran colarse en las instituciones, aunque sugiere que los dos grandes partidos tendrían que haber negociado una ley electoral nueva por completo.

CiU, PNV, ERC, IU e ICV no han querido sumarse a la proposición, pero los dos grupos nacionalistas, CiU y PNV, sí que lo han hecho a otra reforma de la ley electoral presentada también ayer que desactivará el papel de los tránsfugas en las mociones de censura a través de una ingeniosa fórmula. Para que estas mociones salgan adelante, no bastará con la mayoría simple, sino que se exigirá un voto más por cada tránsfuga que firme la moción. La reforma no incluye cambio alguno en el reparto de los escaños como los que proponían IU y UPD para hacer más proporcional el sistema. IU ya ha anunciado que frenarán la tramitación urgente de esta norma.