Remite el pesimismo sobre la economía.

Actualizado 20/07/2010 14:00:35 CET

MADRID, 20 Jul. (OTR/PRESS) -

Proporciona este lunes el diario La Vanguardia los datos de una encuesta según los cuales empieza a remitir el pesimismo que viene rodeando desde hace un par de años la opinión de los ciudadanos sobre la situación de la economía. Ciertamente, la opinión sobre la situación económica sigue siendo muy negativa, pero a la luz de las encuestas anteriores, o en la contemplación de la tendencia se puede apreciar que esa mala percepción de la situación económica ha tocado fondo y habría alcanzado su punto más crítico coincidiendo con los datos del sondeo efectuado en marzo, cuando el 75 por 100 de los consultados, tasa récord, expresaba una opinión negativa sobre la coyuntura económica. Ahora mismo, son el 66 por 100 de los ciudadanos los que aún consideran que la situación sigue siendo mala o muy mala.

Es decir, se viene mejorando posiciones: 75, 70, 66 por 100 en los meses de marzo, mayo, julio, respectivamente. Y esta tendencia debería confirmarse en los meses siguientes. Es curioso, pero los mismos indicadores aplicados a la política, llevan una dirección radicalmente contraria: empeoran de mes en mes... Los datos de esta encuesta ponen de relieve que un 46 por 100 de los encuestados ve en mejor situación a Cataluña que a España para salir de la crisis. La encuesta que ha encargado La Vanguardia también señala que los ciudadanos catalanes atribuyen a Artur Mas mayor capacidad que a José Montilla para liderar la salida de la crisis: 50 frente al 20 por 100 respectivamente.

El mismo Instituto Noxa, autor del trabajo sociológico, también revela una posición rotunda en favor de la prohibición del burka y del niyab, dos prendas que sólo permiten ver los ojos de la mujer musulmana. Nada menos que el 83 por 100 de los consultados piensan que esa prenda debiera prohibirse en los edificios públicos, y hasta un 74 por 100 opina que debería prohibirse, también, en medios de transporte y recintos cerrados. El rechazo a estas prendas está tan generalizado que un 64 por 100 de los catalanes aboga por prohibirlos incluso en la calle. Sólo entre los votantes de Iniciativa se registra una mayoría en contra de prohibir esas prendas en la calle, en los transportes públicos o en los recintos cerrados. Por el contrario, los más prohibicionistas resultan ser los votantes de CiU y del PP, que llegan a superar el setenta por ciento.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies