Rubalcaba vuelve a anunciar su deseo de abandonar la política.

Actualizado 10/12/2010 13:00:08 CET

MADRID, 10 Dic. (OTR/PRESS) -

Si hay algo que nadie discute a Alfredo Pérez Rubalcaba es su dominio de los tiempos y la estrategia política. Y este miércoles Rubalcaba dio una muestra más de su maestría, según cuenta La Voz de Galicia. Aprovechó la víspera de un importante debate en el Congreso, en el que toda la oposición se prepara para atacar al presidente del Gobierno por la crisis de los controladores, para asegurar que está "recorriendo los últimos metros" de su carrera política. Trata así de dar portazo al debate sobre su promoción para suceder a Zapatero como candidato en las elecciones del 2012. Justo, además, después de unos días en los que ha ejercido de cabeza visible del Gobierno en la dura pugna con los controladores que concluyó con el establecimiento del estado de alarma. El protagonismo de Rubalcaba durante estos días ha fortalecido su imagen de sustituto de Zapatero, que ya venía agrandándose desde el momento en que fue nombrado vicepresidente primero del Gobierno. Sin embargo, el ministro con más poder de la era Zapatero aseguró ayer, en declaraciones a Radio Nacional: "Llevo pensando en la salida hace tiempo, es más, si por mí hubiera sido no estaríamos aquí sentados". De hecho, ya intentó dejar el Gobierno al inicio de la presente legislatura, pero Zapatero lo convenció para que continuara.

Y desde entonces, su estrella no ha dejado de brillar con creciente intensidad. De hecho, en todas las encuestas aparece como el ministro mejor valorado y como el candidato preferido por los votantes socialistas para el 2012. Pero él es consciente de que, pese al optimismo de Zapatero, es prácticamente imposible darle la vuelta a los sondeos y evitar un triunfo del PP. Así que el vicepresidente se arma de argumentos para evitarse un futuro vía crucis. "La política desgasta, pasa como con los futbolistas, que no son los años que tienes, sino los que llevas; y yo llevo muchos". Dicho lo cual, Rubalcaba anticipó la línea argumental con la que el presidente Zapatero defenderá hoy en el Congreso el establecimiento del estado de alarma. El vicepresidente justificó el decreto aprobado el viernes porque "los controladores sabían que la iban a montar y había que cortarlo", porque un grupo de privilegiados, dijo, no puede poner en jaque al Estado. Y se anticipó a las críticas que hoy pueda hacer Mariano Rajoy instando al PP a aclarar de qué lado está, porque, precisó, cuestionar la oportunidad del decreto, como hizo el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, es "infumable". E insistió en una línea que ya insinuó Gaspar Zarrías: "Me llama la atención que algunos utilicen los mismos argumentos que los controladores".

Rubalcaba hizo un elogio de José Blanco por su energía para hacer frente al pulso sostenido de los controladores, ya que "no había ministro de Fomento que se atreviera con ellos". Una vez hecho, y controlada la crisis en 24 horas, ahora toca depurar las responsabilidades disciplinarias y penales, porque, dijo, "no les puede salir gratis que abandonaran su puesto de trabajo, se marcharan a su casa y dejaran tirados a cientos de miles de ciudadanos en los aeropuertos". Aunque el PP respaldará el decreto del estado de alarma, aprovechará para exigir responsabilidades políticas por no haber resuelto el problema antes.

No es la primera vez que Rubalcaba advierte que ya lleva demasiado tiempo en la política, y que ya es hora de que pase a la situación de retiro...

OTR Press

Fermín Bocos

Rajoy pisa fuerte

por Fermín Bocos

Luis Del Val

Chulería continuada

por Luis Del Val

Charo Zarzalejos

La manada

por Charo Zarzalejos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies