Sánchez-Camacho denuncia prejuicios contra el PP

 

Sánchez-Camacho denuncia prejuicios contra el PP

Actualizado 15/11/2010 13:00:32 CET

MADRID, 15 Nov. (OTR/PRESS) -

La describe de este modo el diario La Vanguardia, que la entrevista a continuación: "Si hace veinte años les hubiesen preguntado a ustedes a qué partido pertenecería la primera mujer candidata a la presidencia de la Generalitat, madre de familia monoparental, adicta a la Coca-Cola y con unos galopantes tacones, lo más probable es que nadie habría pensado en el Partido Popular. La descripción corresponde a Alicia Sánchez-Camacho. En su despacho hay un calendario-cuenta atrás ("Faltan 19 días"), una fotografía de su hijo, tres banderas (la catalana, la española y la europea) y unos botellines de agua Solán de Cabras.

Dice la candidata del PP: "Creo que soy la mejor candidata porque pongo convicción en lo que defiendo. Pienso que Cataluña necesita estabilidad y moderación. La única fuerza que puede garantizar esas dos cosas somos nosotros. Yo soy el elemento clave que puede moderar la deriva independentista de Artur Mas y evitar un tripartito independentista. No es Artur Mas, es CiU. Cuando dicen que quieren la independencia en seis u ocho años -esto lo dijo Felip Puig-, es que la CiU actual no tiene mucho que ver con la de Jordi Pujol". Considera la candidata que puede aportar al cargo para el que se presenta "seguridad, seriedad y el cumplimiento de un proyecto. Soy una persona muy responsable".

La siguiente materia que se aborda en la conversación periodística es la consagración de la Basílica de la Sagrada Familia, a la que Alicia Sánchez Camacho asistió. "Sí. Hacía un frío que pelaba. Uf, no quiero acordarme. Me pareció una ceremonia extraordinaria. Fueron muchas horas. Tuvimos que estar ahí desde las ocho y media de la mañana, por razones de protocolo. No había visto nunca consagrar una iglesia: la unción, quemar el incienso, la iluminación..". Y sobre la polémica sobre el papel de las monjas, dice Alicia: "Soy mujer y estoy presidiendo un partido en Cataluña. Las mujeres en el siglo XXI estamos en las mismas condiciones que los hombres, en cuanto a promoción profesional, de incorporación al mercado de trabajo y de cualquier otro tipo de actividad. Me habría gustado que hubiesen hecho una tarea compartida: hubiesen podido limpiar conjuntamente hombres y mujeres. Fui a la ceremonia por mi cargo, pero soy creyente. He tenido una educación religiosa muy intensa en colegios de la Obra. Ha habido momentos en los que he tenido situaciones de crisis de fe, pero soy creyente. Lo más importante para mí era que mi madre estuviera en la Sagrada Familia. Sólo por ver su cara de satisfacción valió la pena.".

También se abordan los recursos contra el Estatut al Tribunal Constitucional. "Me gustaría que muchos catalanes se olvidaran de los prejuicios que tienen en nuestra contra. Nosotros creímos que el Estatut se excedía de la Constitución, que era un Estatut donde no hubo voluntad política de incluir al Partido Popular de Cataluña y a sus votantes, porque había un pacto del Tinell, después un pacto ante notario pensado también para excluirnos... No es bueno para una democracia que haya pactos de exclusión.". Y sobre otros estatutos parecidos al catalán dice: "Soy jurista y, como tal, me gusta mirarme las leyes, su contenido y su interpretación. Por ejemplo, en el Estatuto de Andalucía puedes destacar artículos que pueden ser similares a algunos del Estatut, pero que, situados en su contexto, no son lo mismo. No es lo mismo interpretar un modelo donde los organismos superiores respetan el modelo judicial español, que no hacerlo. Los artículos no se pueden sacar de contexto e interpretarlos fuera de él".

Se repregunta luego si el hecho de ser la única candidata es una ventaja. "Para mí es una experiencia inigualable, y un gran honor. Soy la primera mujer en la historia de Cataluña que se presenta a la presidencia del Govern de la Generalitat por un partido parlamentario. Para mí esto tendría que ser una ventaja para conseguir el voto femenino. El PP tiene muchas dificultades para captarlo. En Cataluña, y en toda España, tenemos mucho más voto masculino que femenino. Algunos presumen de hacer la política del progresismo... Pero creo que se trata de un falso progresismo, porque tanto Zapatero como el señor González lo que nos han dejado es más paro, más déficit, más deuda y menos políticas sociales. Creo que esta dificultad de conectar con el voto femenino se debe a que algunos siempre han identificado la política de progreso o de defensa de la mujer con los partidos de izquierda, pero el tiempo nos está dando la razón. Quien de verdad hace políticas de progreso, crecimiento económico y conciliación laboral y familiar somos nosotros, sin cuotas y en función de su competencia y capacidad. Presidentas del Congreso y del Senado fueron las dos del PP... La primera portavoz de grupo parlamentario de la historia fue Soraya Sáenz de Santamaría... En Cataluña, la presidenta y candidata es del PP...

Opina sobre el aborto o la eutanasia, que "muchas de mis amigas piensan lo mismo que nosotros. Creo que lo mejor que podemos hacer es fomentar el derecho a la vida e intentar que se produzcan el mínimo de embarazos no deseados. Esto es lo que defiendo. A mí me ha costado mucho ser madre. Precisamente por eso sé lo que supone y significa.". Y si cree que inmigración e inseguridad van de la mano, responde que "para nada. Nosotros siempre hablamos de los problemas reales. Hemos dicho que la inmigración es un fenómeno que aporta riqueza y creación de empleo, pero que también hay personas que no tienen voluntad de integrarse, y hay que dar soluciones. Inseguridad y delincuentes los hay de todos los sexos, nacionalidades y edades. Si hay problemas de incivismo, de inseguridad y de insolidaridad en los barrios de Cataluña, yo lo denunciaré. Que a los ciudadanos no les quepa la menor duda".

También se refiere al coste de la campaña electoral del PP y cómo se financia: "Se financia con las cuotas de los afiliados. No sé cuánto cuesta exactamente la campaña. Lo que me gustaría, mi aspiración, es que el PP llegara a gobernar como cualquier otra formación política, estuviéramos en la normalidad, que no fuera gratis meterse con el PP... Si te metes con alguien del PP, queda mejor que con cualquier otro. Cada vez estamos saliendo más de esta marginalidad y llegará un día en el que en Cataluña se vea al PP como a un partido de Gobierno. Muchos votantes del PP en Galicia, que votan a Feijóo, tienen el perfil de votante que aquí está votando a otra formación política y no a mí. Si el PP gobernara en Cataluña cambiarían muchos prejuicios. Nos echan en cara: ustedes no son catalanes. A nosotros nos lo dicen y a otros no. No quiero esta exclusiva. ¿Tú crees que en mi tierra quiero sentirme excluida...? Yo no he usado el victimismo, al contrario".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies