En septiembre, renovación del TC.

Actualizado 20/07/2010 14:00:34 CET

MADRID, 20 Jul. (OTR/PRESS) -

Tres años después, el Senado ha vuelto a dejar la asignatura de la renovación del Tribunal Constitucional pendiente para septiembre. El día 7 de ese mes, PP y PSOE volverán a examinarse, después de que el pasado jueves, los seis portavoces de la Cámara alta examinaran, a su vez, a 20 candidatos para intentar seleccionar cuatro nombres, según relata este lunes El País, que describe como "una suerte de casting" al que los aspirantes se sometieron con paciencia durante casi seis horas, y dos años después de haber sido seleccionados por las comunidades autónomas. "Creo que alguno de los candidatos propuestos ya casi ni se acordaba que lo era después del tiempo que ha pasado", comentó -y no bromeaba- Joseba Zubia, del PNV. Ese mimo día, por la mañana, el pasado jueves, Zapatero había intentado justificar en el debate del estado de la Nación el retraso en la renovación del tribunal -además de los que elige el Senado, el Congreso debe nombrar a otros cuatro, uno de ellos vacante desde hace dos años-. Aseguró que el PSOE tenía que ser "muy exigente" con los candidatos y seleccionar a "personalidades del máximo prestigio para recuperar la posición institucional del Tribunal y fortalecer al máximo su crédito". Por la tarde, 20 juristas de prestigio se sentaron, efectivamente, frente a los portavoces del Senado, recitaron sus largos currículos y esperaron unas preguntas que ningún senador se atrevió a hacerles, a diferencia del proceso practicado en EE.UU. para nombrar a los magistrados del Tribunal Supremo, donde los senadores indagan, antes de tomar su decisión, si el candidato propuesto por el presidente cree en Dios, está a favor del aborto o de la tenencia de armas.

Todos resultaban "más que idóneos", según las tímidas intervenciones de los portavoces, pero al término del maratoniano examen seguía sin haber acuerdo ni ganas de buscarlo. La víspera, el estratega jurídico del PP, Federico Trillo, había calificado de "mascarada abocada a no tener buen fin" el examen, y con esa actitud descreída asistió el portavoz del grupo en el Senado, Pío García-Escudero, al desfile de juristas. Terminado el examen, el PSOE aseguró que "el acuerdo estaba más cerca" y que había "candidatos de sobra", pero el PP volvió a poner la negociación a cero, insinuando que podría incorporar nuevos nombres a la lista de aspirantes. "Al PP le interesa fosilizar la actual estructura del Tribunal porque responde a sus intereses. En dos tercios, pertenece a la etapa de Aznar", asegura el portavoz de la Entesa Catalana, Carles Bonet (ERC), consciente, al igual que el resto de grupos, de que más que de los currículos de los examinados, los nombramientos dependen del pacto entre PP y PSOE.

Veremos si en septiembre el PP tiene disposición a aceptar esa renovación que ha venido impidiendo mes tras mes, por la intolerancia del PSOE a los dos nombres propuestos por el PP, a uno de los cuales, por lo menos, no se le aprecia la profesionalidad y trayectoria judicial que se requiere a todo candidato...

Esa relación de 20 nombres la componen cuatro mujeres y 16 hombres. Según el recuento de El País, cinco son o han sido magistrados del Tribunal Supremo, otros cuatro son jueces, siete son catedráticos -solo uno de Constitucional- uno es profesor y tres abogados. Esa era la composición del casting celebrado el jueves en el Senado para cubrir cuatro plazas en el Constitucional. También señala el reportaje que el 30 de agosto se cumplen 30 años de la puesta en marcha del alto tribunal. Nueve de los miembros de aquel primer tribunal eran catedráticos. Hoy son cinco. Los jueces del Tribunal Supremo, los candidatos que suele preferir el PP, han ido ganando presencia en la institución, frente a juristas procedentes de la universidad. El Consejo General del Poder Judicial, que elige a dos miembros del TC, escoge siempre en el Supremo. Los puestos que nombran Gobierno, Congreso y Senado (otros diez) son pues, la vía para introducir el perfil académico en el tribunal, pero también en estos casos se han ido imponiendo los jueces, lo que incomoda a los catedráticos de la institución y cuyo malestar han hecho llegar al Gobierno. La presidenta, María Emilia Casas, es catedrática, como todos los presidentes anteriores, pero el próximo podría ser, por primera vez, un juez del Supremo. Carmela Silva (PSOE) considera "sorprendente" que cada vez haya menos académicos en el tribunal, y asegura que entre los 20 candidatos examinados el jueves, la mayoría era "gente progresista".

Tres de los cuatro favoritos de esos 20 aspirantes han pasado por el Supremo. Uno de ellos es su ex presidente, José Francisco Hernando, de 74 años, el más próximo al ideario del PP, el que redactó un informe contra el Estatuto de Cataluña que no era preceptivo y que nadie pidió y dijo aquello de que "aprendería catalán como sevillanas en Andalucía". Fue el único al que no saludó la portavoz socialista el jueves. Pío García-Escudero, en cambio, pareció despertar cuando le tuvo enfrente, después de haber despedido con un "le deseo lo mejor" a casi todos los demás. Para Hernando, el portavoz del PP tenía una frase distinta: "Espero que no se rompa la racha en el futuro de que los ex presidentes del Supremo pasen al Constitucional". Hernando, por supuesto, es de la misma opinión. Otra de las candidatas mejor posicionadas es Encarna Roca, magistrada de la sala primera del Supremo, favorita por ser mujer. El tercer favorito, aunque él no se veía -"No creo, no creo", repetía al salir-, es Ángel Juanes, presidente de la Audiencia Nacional, donde dijo estar "muy a gusto e ilusionado". Propuesto por Extremadura, recordó que había sido letrado del TC, y magistrado en la Sala Militar del Supremo. "Es un claro candidato", dijo Jordi Vilajoana (CiU). El cuarto favorito es en realidad una incógnita. No está en la lista. Es la X que debe despejar el PP después de haber sido eliminado uno de sus dos candidatos...

OTR Press

Antonio Casado

El rescate de Cataluña

por Antonio Casado

Esther Esteban

Matar periodistas

por Esther Esteban

Fermín Bocos

Tormenta perfecta

por Fermín Bocos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies