Qué sucederá este 29-S.

 

Qué sucederá este 29-S.

Actualizado 29/09/2010 14:00:39 CET

MADRID, 29 Sep. (OTR/PRESS) -

Muchas incógnitas se amontonan a la hora de considerar qué puede suceder este miércoles de convocatoria de huelga general. Sobre todo, una: si los ciudadanos optaran por seguir la recomendación de Méndez o Toxo, o si seguirán sin ver causas suficientes, ni mucho menos el momento oportuno, para dar ese castigo a una economía del país mucho más necesitada de que se la obsequie con horas extras que no con una evasión del trabajo de cada día... Pero cada ciudadano, en principio, es soberano para actuar por su propia cuenta y decidir lo que le venga en gana. Salvo que, efectivamente, pueda haber "piquetes" llamados informativos y que resulten ser coactivos, que fuercen a un paro no deseado. En tal caso, se habrían superado las líneas rojas de la legalidad y la huelga habría sido un desacato y una tomadura de pelo, con abuso del más fuerte. Algunas amenazas de no atender los servicios mínimos pactados o decretados resultan, en ese sentido, preocupantes, y será preciso ver si se respeta o no la legalidad vigente o se recurre al "todo sirve" con tal de complacer la "real orden sindical".

Desde luego, estos días previos a la huelga hemos visto la complacencia muy generalizada, aunque no total, por ejemplo, desde los medios informativos, hacia el liderazgo de Toxo y Méndez, convertidos en "reyes del mambo", como suele decirse. Han sido reclamados y atendidos por la mayor parte de los medios y han tenido un tratamiento intachable y nada crítico. Como si, de entrada, y como ellos han repetido, la razón estuviera plenamente de su parte, y no tuvieran que compartir, por ejemplo, la responsabilidad de no haber sabido, querido o podido pactar una reforma laboral más ecuánime con la patronal, en la mesa del diálogo. Los sindicatos, en estos días finales de la prehuelga, han repartido certificados de credibilidad, o de lo contrario, a quienes han querido: entienden, por ejemplo, que el Gobierno no es creíble, no tiene crédito ni siquiera para negociar, pero ellos sí..., que el Gobierno no tendrá más remedio que rectificar una política por la simple razón de que a ellos no les gusta y así sucesivamente por mucho que haya venido "por sugerencia de las autoridades comunitarias y de los mercados". Han actuado y se han manifestado con evidente chulería, como si la huelga fuera un éxito de los convocantes sin tener que esperar a comprobar si tenía suficiente seguimiento de la ciudadanía.

En todo caso, tras la huelga de este miércoles, muchas cosas pudieran empezar a cambiar. Entre otras, tal vez, el respeto complaciente hacia "sus majestades" los líderes sindicales. A lo mejor se ven obligados a apearse de tanta solemnidad regalada y tan abundante posesión de la verdad. ¿La mera voluntad de Toxo y Méndez es suficiente para paralizar durante toda una jornada a todo un país? Esa es su principal responsabilidad, ante la que el Gobierno ha preferido resultar poco o nada beligerante. ¿Quién se ha opuesto a la huelga, quién ha reclamado al país que acuda a trabajar, porque no había suficientes razones para la paralización total a la que han invitado los sindicalistas? Nadie, ni siquiera los empresarios, mucho más interesados en su propio negocio o en la rotura de alguna cristalera... El Gobierno también ha preferido el silencio, entre otras cosas, porque son conocedores de la fuerza que tiene un deseo de los líderes sindicales, que movilizan a cientos de miles de personas que no se habrán preguntado por la razón de ser de esta "venganza sindical" por haber dejado de ser interlocutores preferentes del Gobierno socialista. En pocas horas veremos el nivel de educación cívica del país. Ni más ni menos.

OTR Press

Esther Esteban

Esos locos bajitos

por Esther Esteban

Fermín Bocos

Fuera van ganando

por Fermín Bocos

Charo Zarzalejos

Sin derecho a la sorpresa

por Charo Zarzalejos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies