La ubicación del almacén nuclear divide al Gobierno

Actualizado 19/09/2010 14:00:34 CET

MADRID, 19 Sep. (OTR/PRESS) -

Para la mayor parte de los diarios de este sábado, la eventual adjudicación del almacén nuclear es asunto esencial, aunque el tratamiento de unos y otros diarios es muy distinto: El Gobierno siembra la confusión sobre el destino del silo nuclear, titular El País, que explica que el Consejo de ministros frenó la concesión del almacén a Zarra, Valencia, después de que Miguel Sebastián la comunicara. Dice El Mundo: El gobierno frena el cementerio nuclear por el interés del PSOE. Sebastián y los técnicos proponen instalarlo en Zarra, Valencia, y De la Vega y los ministros más políticos lo vetan para no dar una bandera a Camps. El informe apuesta por Zarra porque las obras pueden iniciarse de inmediato. Lo cuenta así ABC: El Gobierno adjudica a Valencia el almacén nuclear y De la Vega evita confirmarlo. Dice La Razón: Los técnicos eligen Zarra para el almacén nuclear, pero el gobierno abre una guerra sobre su ubicación final. Dice La Gaceta: El ministro Sebastián se ríe de Valencia a cuenta de los residuos nucleares. En Público: El Gobierno regala a Camps un almacén nuclear. El municipio valenciano de Zarra logra la mejor valoración técnica para acoger el cementerio. Los partidos del País Valenciá rechazan el ATC, mientras que el de Cataluña y el de Castilla la Mancha celebran el anuncio. Y en La Vanguardia: El almacén nuclear provoca una crisis en el Gobierno.

De la Vega tumba en el consejo de ministros la propuesta de Sebastián de ubicar el cementerio en Zarra. El Govern de la Generalitat ya canta victoria y da por descontado que la instalación no irá a Ascó... Posiblemente entre todas las versiones se llegue a la deseable versión definitiva y auténtica. Lo cierto es que, como dice El País, el Gobierno ha sembrado el desconcierto al comunicar a las comunidades valenciana y castellanomanchega que el almacén de residuos nucleares se instalaría previsiblemente en la localidad de Zarra (Valencia) para, horas después, negar que se hubiera producido una decisión oficial. Por la mañana, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, comunicó a José María Barreda, presidente de Castilla-La Mancha (PSOE), que podía respirar tranquilo, ya que se oponía a ubicar el almacén en su comunidad. También ha intentado ponerse en contacto con Francisco Camps. Al no lograrlo, el secretario de Estado de Industria ha transmitido el mensaje al vicepresidente valenciano Vicente Rambla. La reacción desde Valencia ha sido de rechazo tajante. El Gobierno regional (PP) ha anunciado un recurso y ha acusado a La Moncloa -"nos quitan el agua y nos mandan los residuos"-, mientras el líder regional del PSOE, Jorge Alarte, expresaba a Sebastián su opinión también contraria. En el Consejo de Ministros se frenó la decisión. El informe técnico en que Sebastián da la mejor posición a Zarra, seguida de Ascó (Cataluña), Yebra y Villar de Cañas (ambas en Castilla-La Mancha).

Relata El País que, la tarde anterior, la comisión interministerial encargada de la selección del emplazamiento fue convocada de urgencia con tal la premura que varios de sus miembros no pudieron acudir. Pero Sebastián estaba decidido a sacarlo adelante. Sebastián estaba convencido de que "habría tortas" por acoger el almacén cuando pidió alcaldes candidatos y seguía convencido de que no habría mayor problema. El tema no estaba en el orden del día del Consejo de Ministros, ni había pasado el miércoles por la Comisión de Subsecretarios que prepara los temas que el viernes se analizan en Moncloa.

Sobre lo que ocurrió dentro de la reunión del Ejecutivo hay distintas versiones. Fuentes de Moncloa sostienen que no hubo un grave enfrentamiento. Otras fuentes señalan que De la Vega se opuso y que tras una tensa reunión impuso su objetivo. Cuando De la Vega compareció en Moncloa, el enredo era imparable. "El Consejo ha estudiado un amplio informe del Ministerio de Industria, pero la decisión no está tomada. Se ha pedido algún informe complementario", declaró De la Vega con su habitual ritmo pausado. "Es un debate complejo que continuaremos la semana que viene tras completar el informe que se ha solicitado", añadió la vicepresidenta primera. De la Vega ni siquiera aseguraba que se vaya a decidir en siete días. El motivo alegado para retrasar la decisión es chocante. Oficialmente, el Gobierno quiere tener un informe jurídico que le garantice que una comunidad autónoma no puede bloquear la instalación de un almacén nuclear. Y es chocante porque, desde hace más de un año, Sebastián ha insistido en que no tenían ninguna opción de bloquear la selección.

El argumento de Industria era que esto es una decisión entre el Gobierno y los ayuntamientos implicados, y que bastaba con dar audiencia a las autonomías durante la tramitación. La alusión a las competencias autonómicas en el último momento causó sorpresa en algunas comunidades. "Industria ha actuado como si estuviéramos en la España preautonómica, como si fuera razonable tener relaciones directas sobre una cuestión tan importante con municipios pequeños puenteando a las comunidades. Los residuos nucleares son una cuestión de Estado, pero del Estado autonómico", declaró Barreda el 30 de enero...

Ahora será preciso esperar a las reconsideraciones que harán Sebastián, De la Vega, Alarte, Barreda, y sobre todo, Zapatero, que hasta ahora no parece hacer tenido mucha participación en el debate*

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies