Zapatero no irá a Rodiezmo.

Actualizado 20/07/2010 14:00:45 CET

MADRID, 20 Jul. (OTR/PRESS) -

Nos sorprende este lunes la portada del diario Público, en la que se asegura con los mayores caracteres que el presidente Rodríguez Zapatero no acudirá este año a Rodiezmo, localidad minera leonesa en la que el presidente solía festejar, con la "fraterna" UGT el comienzo del curso político. Dice el diario que el presidente quiere evitar un choque público con UGT y recuerda que el presidente se ausentará de este mitin por primera vez desde 2001 y viajará a Asia en esas mismas fechas. Con algunos datos más: Cándido Méndez había decidido no acudir si asistía el líder socialista. Y el recuerdo de que la proximidad de la huelga general -anunciada para finales de septiembre- dificultaba el reencuentro del presidente con los sindicatos.

Es decir, hay mucho mar de fondo, mucha confrontación soterrada, en esta noticia, que se produce pocos días después de que el propio presidente Zapatero hiciera referencia a su participación de cada año en el festejo sindicalista de Rodiezmo. Zapatero había dicho, en el debate del estado de la Nación, que volvería a Rodiezmo, a pesar de sus medidas de recorte del gasto público y de una reforma laboral que no complace a los sindicatos, e incluso había deseado a Rajoy que hiciera lo mismo, y acudiera también él a la localidad leonesa a relacionarse con los sindicatos. Cabe recordar que en esta tradicional participación en la fiesta minera, el presidente del Gobierno tenía por costumbre anunciar cada año la subida de las pensiones, algo que esta vez no podría suceder por haber decidido congelarlas por razón de la crisis y la necesidad de reducir el déficit público.

De manera que va a procurar estar lejos, en varios países asiáticos, en esas fechas del festejo, para evitar dos circunstancias: tener que hablar de la congelación de las pensiones -que no disminución, como él mismo tuvo que aclarar repetidamente en el reciente debate del Congreso-, y no forzar la coincidencia con el dirigente de UGT, Cándido Méndez, que había comentado en privado que si el 5 de septiembre Zapatero acudía, él no lo haría. De modo que Méndez no tendrá que alterar su agenda, porque ya lo ha hecho Zapatero, de quien se asegura que ya ha declinado la invitación, según confirmaron fuentes presidenciales al redactor de Público. Zapatero venía participando en esta confraternización del sindicato y el partido socialista desde hace una década, desde que era secretario general del PSOE leonés, primero, y ya como secretario general del PSOE más tarde, como invitado principal, junto al secretario general de UGT. Ha venido siendo una cita ya clásica en la vida política por cuanto en esa ocasión, el presidente aprovechaba la ocasión para hacer públicos dos anuncios de importancia: la elevación de las pensiones y el salario mínimo interprofesional. Se da la circunstancia, además, de que este año coincide con una edición especial de Rodiezmo, ya que se cumple el centenario de la fundación del sindicato minero. También, porque se celebrará 24 días antes de la huelga general convocada por UGT y CCOO contra los recortes de gastos públicos y la reforma laboral.

Definitivamente, no son buenos los tiempos para el entendimiento del partido y su sindicato hermano...

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies