Los líos del PP

Actualizado 19/05/2008 2:00:35 CET

MADRID, 19 May. (OTR/PRESS) -

El PP tiene un problema de votos en Cataluña y en Euskadi que le impide gobernar en España, pero en vez de centrarse en ese déficit tan localizado, normalizando su papel en las sociedades catalana y vasca, ha optado por abrir una crisis en toda regla que amenaza con llevarse por delante incluso sus puntos fuertes en otras partes del país. También tiene, es verdad, un problema de personas, ya que Mariano Rajoy desea hacer su equipo, en un claro reconocimiento de que hasta ahora trabajaba con un equipo impuesto.

La clave del equipo explica en realidad otros debates ideológicos con los que se intenta disfrazar el verdadero debate de fondo: quién manda en un partido tan jerarquizado y donde al menos hasta ahora le tenían pánico a una cierta polifonía, escaldados por la descomposición de UCD. No se puede olvidar en este sentido que José María Aznar eligió sucesor a Mariano Rajoy porque le garantizaba mantener a su equipo en Génova, mientras que si hubiera optado por Rodrigo Rato éste hubiese aflorado su propio equipo.

Mariano Rajoy cumplió su palabra en la primera legislatura y ahora también parece razonable que quiera hacer su equipo, donde está cantado que no tienen cabida muchos de los que estos días andan enredando y utilizando a María San Gil, empezando por Mayor Oreja, en el fondo un frustrado sucesor, y continuando por Rodrigo Rato, que se la tiene jurada a Mariano Rajoy. Pero los personajes clave siguen siendo José María Aznar y, en menor medida, Esperanza Aguirre: el primero por todo lo que fue en el PP y la segunda por todo lo que es en Madrid. Eso sí, el futuro parece ser de Camps. ¿O acaso el veterano don Manuel seguirá nombrando sucesores y, tras Aznar, colocará a Gallardón? Menuda paciencia tiene que tener Mariano con toda esta tropa.

José Luis Gómez

OTR Press

Esther Esteban

Compartir la custodia

por Esther Esteban

Pedro Calvo Hernando

Marta y el avispero

por Pedro Calvo Hernando

Julia Navarro

¡Menudos compañeros!

por Julia Navarro