Un rescate hace historia.

Actualizado 09/09/2012 14:00:25 CET

MADRID, 9 Sep. (OTR/PRESS) -

Son tiempos para el realismo, más que para la fantasía. A diferencia de lo que hizo en 2008, cuando no solo iba a arreglar los Estados Unidos, sino también el mundo, Barack Obama se limita ahora a pedir más tiempo para enderezar la economía. Es una dosis de humildad, que tampoco le vendría mal a quienes están ahora en campaña en dos comunidades españolas: Galicia y Euskadi. Enderezar la economía también parece un buen consejo para quien preside el Gobierno, a sabiendas de que el demócrata Obama habla de los derechos de todos, y el republicano Mitt Romney, de recetas inmisericordes. Lo segundo nos suena más en España y tal vez conviene ir cambiando ese tipo de discurso, no solo por insolidario, sino por ineficaz. El premio Nobel Paul Krugman ya lo advirtió hace mucho tiempo: recortar drásticamente el gasto en mitad de una depresión era -y sigue siendo- realmente autodestructivo.

El presidente Rajoy debe optar ahora entre pedir o no el rescate, una decisión con marchamo de hacer historia, dada la pérdida de soberanía que supondría la primera opción. Algunos argumentarán que la soberanía ya está perdida, pero la decisión de ahora es más trascendental. Otra cosa es que esté descontada en los mercados, que son los que ordenan y mandan a un país endeudado sin recursos propios suficientes para arreglar sus problemas. Ni siquiera la oposición parece tener otra alternativa. De hecho, el PSOE acusa al Gobierno de Rajoy de someterse a los mercados y a los intereses de los especuladores, por lo que exige que combata el rescate, pero eso en el fondo no deja de ser una curiosa fórmula de aceptar el rescate. En definitiva, lo que hace Rubalcaba es poner condiciones para firmar el rescate junto a Rajoy.

España ni está bien, ni va bien, ni se sabe cómo irá. A estas alturas, ya parece un consuelo que simplemente vaya, y no se pare. Del desconcierto reinante hay muchos datos macroeconómicos pero también sensaciones. Las periodistas Ana R. Cañil y Pilar Portero han contado una muy reveladora en su blog: los empresarios ya se quejan al Rey de la falta de vicepresidente económico y alguno no sabe muy bien a qué ministro hacerle caso.

OTR Press

Luis Del Val

Pasaje a Madrid

por Luis Del Val

Rafael Torres

La ley de la calle

por Rafael Torres

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies