Los verdaderos 'stress tests'.

Actualizado 17/07/2011 14:00:51 CET

MADRID, 17 Jul. (OTR/PRESS) -

Cinco entidades financieras españolas -Pastor, CAM, Caja3, Catalunya Caixa y Unnim- han suspendido las pruebas bancarias europeas, lo cual empaña el buen resultado de los grandes bancos, pero eso no es lo peor: los mercados no acaban de confiar en España por mucho que tanto el Gobierno como el Banco de España estén poniendo la cara por las cajas con dificultades, a las que, por cierto, no exigirán capital adicional. Tampoco al Pastor, el único banco que ha suspendido en las pruebas de esfuerzo (stress tests) realizadas por la European Banking Authority (EBA). El gobernador 'Mafo' y la vicepresidenta Salgado dicen que todas las entidades cuentan con suficientes provisiones y en parte pueden tener razón, máxime si se computa el dinero público del FROB. Un botón de muestra: una caja que ha aprobado, sin el dinero del FROB tendría un tier 1 de solo 0,6 en un escenario tensionado, lo que da idea de cómo se maquilla en el mundo financiero.

La realidad es que los mercados no se lo creen y mantienen el diferencial de la deuda española por encima de los 330 puntos básicos. A fin de cuentas, los oscar de los 'stress tests' no tienen ningún coste, pero esos 330 puntos suponen una sangría para las arcas públicas, de ahí que sea tan urgente rebajar semejante diferencial con el bono alemán. Otra clara muestra de la inutilidad de los exámenes es que el propio Banco de España admite que sus resultados no aumentarán el crédito ni reducirán la prima de riesgo de una deuda que en buena medida está en los balances de los bancos. Y esos dos factores sí que son los verdaderos 'stress tests' de la economía española.

¿Conclusión? Las pruebas de 2010 no sirvieron para nada -salvo para dejar en ridículo a quienes aprobaron a los bancos irlandeses- y las de 2011 parecen ir por el mismo camino. Los mercados opinarán el lunes y los dirigentes europeos esperarán al jueves para ver si arreglan el problema de fondo, empezando por el colapso financiero de Grecia.

OTR Press

Victoria Lafora

¿Desenganche?

por Victoria Lafora

José Luis Gómez

Efecto boomerang en la Justicia

por José Luis Gómez