Vuelve el PNV y emerge Feijóo.

Actualizado 22/10/2012 14:00:39 CET

MADRID, 22 Oct. (OTR/PRESS) -

Gallegos y vascos votaron en plena tormenta económica -más atenuada en Euskadi-, en unas elecciones anticipadas bajo la sombra de un rescate de España. En el caso de los vascos lo hicieron además en un contexto soberanista. El partido del Gobierno, el PP de Mariano Rajoy, se jugaba mucho en Galicia, nada menos que la mayoría absoluta y de alguna manera el visto bueno a su severa política de recorte de gastos, derechos y servicios. Por el contrario, arriesgaba menos en el País Vasco, donde su papel es más de acompañamiento de las fuerzas constitucionalistas que de liderazgo. El PP salvó los muebles, en definitiva, pero no así el PSOE de Rubalcaba, que tiene en jaque no solo su dirección, sino el conjunto de la socialdemocracia tradicional. Un nuevo revés, previsible, en las elecciones anticipadas de Cataluña, colocaría a los socialistas en posición de renovarse o morir.

¿Resultado de este domingo? Mayoría absoluta del partido del Gobierno en Galicia y cuarto puesto en Euskadi, donde ganó el nacionalista PNV, como era de esperar, con los independentistas de Bildu en segundo lugar y los socialistas del PSE-PSOE relegados a tercera fuerza parlamentaria, con uno de los registros más bajos desde 1980.

El triunfo de Alberto Núñez Feijóo en Galicia es más una victoria del candidato popular que de su partido, lo cual reconforta a corto plazo a Mariano Rajoy, pero también le hace ver quién es realmente el político con gancho del PP. Más novedoso incluso que el triunfo de Feijóo, que ya tenía mayoría absoluta, es la entrada de una cuarta fuerza política en el Parlamento de Galicia: la que lidera el nacionalista Xosé Manuel Beiras, aliado con Esquerda Unida. Desde los años 90 en Galicia solo hubo tres fuerzas parlamentarias: el PP, que revalida su mayoría absoluta; el PSdeG-PSOE, que sigue acusando los problemas de su casa matriz, y el BNG, que paga el coste de sus escisiones.

En Euskadi, donde lo más importante fue que estas elecciones ya se celebraron sin ETA, se produjo casi todo lo que se esperaba, en función de las encuestas. El PNV se mantiene como primera fuerza y Bildu se planta en segundo lugar, a cierta distancia. Con el mismo número de diputados que en Galicia, el Parlamento de Vitoria tendrá un grupo más: nada menos que cinco, ya que además de los dos mencionados están PSE-PSOE, PP y UPyD. Ahora toca formar gobierno -PNV y PSE suman 43 escaños- y, sobre todo, elegir el camino de Euskadi. Casi nada.

OTR Press

Pedro Calvo Hernando

Ni Rajoy ni Puigdemont

por Pedro Calvo Hernando

Esther Esteban

Patria

por Esther Esteban

Julia Navarro

Entre las sombras

por Julia Navarro

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies