Lejos de la realidad.

Actualizado 21/02/2016 8:00:55 CET

MADRID, 21 Feb. (OTR/PRESS) -

El PP habla a menudo de lo que no existe, un supuesto bienestar recuperado con sus políticas contra la crisis, y minimiza las evidencias, léase la corrupción que define, caracteriza e invalida su actual organización. El PSOE sueña con un Gobierno instalado en la centralidad de los tiempos de Felipe González, pero carece de lo más elemental para ello: los votos y los escaños. Podemos es un partido que pretende ocupar el espacio socialdemócrata del PSOE pero sin dejar de ser un partido antisistema y populista. Ciudadanos es un proyecto de la derecha económica para salvar a la derecha política que se lo coge todo con papel de fumar. Con estos mimbres Adolfo Suárez no hubiese hecho la Transición. Con esta situación, ni Mariano Rajoy ni Pedro Sánchez pasarán a la historia.

Pero el problema no está solo en la superestructura política, en la casta y en los jerarcas del sistema. España es un país sin modelo económico, sin horizonte. Pueden ponerse muchos ejemplos de ello, empezando por la falta de una estrategia de economía productiva, pero para no parecer teóricos vayamos a algo muy concreto. Otros países no son ricos y prósperos por casualidad ni por tener ahora un gobierno de coalición, sino por hacer las cosas bien colectivamente. Y aquí viene el ejemplo, uno de tantos que se le podrían poner sobre la mesa a Ciudadanos, Podemos, PSOE y PP. La formación profesional dual no es la solución milagrosa que va a resolver los problemas del sis*tema educativo español y, de rebote, de su angustiosa precariedad laboral. Pero su éxito en paí*ses como Alemania es resultado de una experiencia acumulada de casi ¡sesenta años! No se puede replicar el modelo e insertarlo en la oferta educativa española a toda velocidad y con objetivos maximalistas. Además, implantar correctamente la formación profesional dual requiere flexibilidad del sistema educativo, asignaciones presupuestarias que aseguren su capacidad de adapta*ción, interés y compromiso por parte de las organizaciones empresariales y amplio respaldo político y social.

¿Estamos preparados en España para satisfacer todos estos requisitos en este y en muchos otros retos pendientes? Probablemente no a nivel partidario, pero sí seguramente si echásemos mano de la Universidad, a menudo tan denostada. No es una casualidad que muchos de los pesos pesados de la Transición salieron de las grandes cátedras y en menor medida de los aparatos de los partidos. Día tras día, de hora en hora, suele concedérsele mucho espacio a aprendices de políticos irrelevantes que leen manidos argumentarios. Por una vez no pasará nada si traemos al primer plano las investigaciones de los profesores Alberto Gago, Alberto Vaquero y Eloy Pérez y el mecenazgo del empresario Emilio Pérez Nieto con ideas de fondo sobre la necesaria formación profesional dual. Con muchos más como ellos y con muchos menos como 'los otros', España saldrá antes adelante. ¿O no?

OTR Press

Pedro Calvo Hernando

Ni Rajoy ni Puigdemont

por Pedro Calvo Hernando

Esther Esteban

Patria

por Esther Esteban

Julia Navarro

Entre las sombras

por Julia Navarro

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies