Las pensiones y la Constitución.

 

Las pensiones y la Constitución.

Actualizado 17/06/2013 14:00:12 CET

MADRID, 17 Jun. (OTR/PRESS) -

El presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, vino a decir este fin de semana en una entrevista en el canal Euronews que la política económica de la UE no sirve -algo ya demostrado- y que hay que cambiarla. Nada muy distinto de lo que escribió una semana antes en The New York Times el premio Nobel de Economía Paul Krugman. Incluso el a menudo obediente presidente español, Mariano Rajoy, ya cuestiona algunas de las políticas ordenadas por Angela Merkel. Más tarde o más temprano, Alemania tendrá que cambiar su modelo de Europa. O irse. Incluso es difícil que a estas alturas pueda forzar la salida de algún país del euro, porque tendrían que irse tantos que sería más fácil que se fuese solo Alemania.

Lo normal es que no se vaya nadie y que tras las elecciones alemanas de septiembre se reconduzcan muchas cosas. Algo se mueve, de hecho, en ese sentido en Bruselas, donde siguen apretando pero no ahorcando. El planteamiento aplicado a la crítica situación de la eurozona es perfectamente extrapolable a España con respecto a ciertas reformas en marcha. Por analogía con la argumentación del presidente de la República Portuguesa, que advierte de que el problema no está solo en el paro juvenil, tendríamos que en España la llave del futuro tampoco está en 'tocar' a la baja las pensiones, que es hoy por hoy el principal elemento de cohesión social de un país con más de seis millones de parados, muchos de ellos ya sin prestaciones.

Si Europa recupera una senda del crecimiento y España se suma al pelotón, el problema no serán las pensiones. Hay una frase del que fuera director de Tráfico, subsecretario de Interior y secretario general de Comunicaciones, José Luis Martín Palacín, que lo explica de manera clara: "No es la sostenibilidad de las pensiones sino la sostenibilidad del sistema lo que hay que resolver". En efecto, como advierte en un análisis publicado en Mundiario, el peor método para resolver un problema es el de tratar de solventar los efectos sin afrontar las causas. Se supone que España no estará eternamente en crisis y que, al menos a medio plazo, también será capaz de cambiar su pirámide demográfica. Parece algo de lo que se olvidan unos expertos más dóciles al designio del Gobierno que al mandato de la Constitución, que en su artículo 50 dice: "Los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad".

OTR Press

Rafael Torres

La gloria del psicópata

por Rafael Torres

Francisco Muro de Iscar

Responsabilidad y concordia

por Francisco Muro de Iscar

José Luis Gómez

Demasiadas dudas ante el ISIS

por José Luis Gómez

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies