El problema no es solo Cataluña

Publicado 02/04/2018 8:00:09CET

MADRID (OTR/PRESS)

La situación política de Cataluña, lejos de arreglarse, se enreda, sin hoja de ruta conocida. Y de su mano, también se complica la política en España, un país que sigue sin presupuestos y con un gobierno en precario. Nadie quiere ceder y así no habrá acuerdo. Al mismo tiempo, todos saben que debe haber diálogo, ya sea por encima o por debajo de la mesa. De momento, solo Felipe González ha articulado algún mensaje al que pueden prestarle atención todas las partes, pero ello no garantiza su mediación. Ni siquiera que su discurso sobre los riesgos del gobierno de los jueces haya calado.

La solución más fácil sería la vuelta de todos a la legalidad autonómica, con el independentismo en la Generalitat, sin el procés ni el 155, pero aun en ese supuesto --difícil de aceptar para el PDeCAT y ERC-- quedaría el frente judicial pendiente, con presos y fugados de la justicia. Demasiado lío para encontrar una solución sencilla y aceptable por la mayoría, sin exclusiones.

Judicializar la política tiene estos inconvenientes. A la política, se diga lo que se diga y se haga lo que se haga, se le puede dar marcha atrás en un solo segundo, pero a la justicia no. La política es reversible, la justicia tiene un cauce fijo, tasado, y un tiempo distinto al de la política. Incluso cuando la justicia es justa. Por eso es un error estratégico tener la política con mayúsculas en manos de la justicia, lo cual tampoco quiere decir que los posibles delitos no deban ser investigados por los jueces. Todo puede ser compatible si se hace política, pero no partidaria, sino con sentido de Estado.

Inés Arrimadas, la ganadora de las elecciones catalanas, sin mayoría y sin opciones de formar gobierno, propone que los independentistas vuelvan al terreno común de las leyes y admitan que el procés fue un gran engaño. "Antes de un gobierno de concentración prefiero hablar de un gobierno que respete las leyes", zanja la líder catalana de Ciudadanos. Es un buen mensaje para los suyos. Igual que hace Arrimadas, hacen los independentistas, que no se cansan de hablar para su parroquia, al tiempo que se miran de reojo para ver quiénes se llevan el gato al agua.

Esté o no la solución definitiva en sus manos, las ideas de los socialistas y de los comunes tienen la ventaja de que invitan a recuperar la centralidad política. Sus postulados parecen ahora ingenuidades pero forman parte del adn de la política catalana que tan buenos resultados dio durante muchos años. Pueden adolecer de base, tener carencias y todo lo que se quiera, pero solo ellos y Felipe González han sido capaces de articular un discurso más allá de las trincheras. En la Moncloa --o en Sanxenxo-- no estaría mal que alguien les prestase atención, porque el problema no es solo Cataluña: también es España.

Contador
 

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

Enhorabuena, señores diputados

por Francisco Muro de Iscar

Isaías Lafuente

Por 40 euros

por Isaías Lafuente

Victoria Lafora

Acoso y derribo

por Victoria Lafora

Fermín Bocos

La puntilla

por Fermín Bocos