AVE Pedro

Publicado 15/02/2018 8:00:24CET

MADRID, 15 Feb. (OTR/PRESS) -

Pues sí, es todo un descubrimiento la vocación cesarista de Pedro Sánchez. Reconozco que hay que echarle mucho cuajo para, como ha hecho Pedro Sánchez, aprobar una reforma de las normas internas del partido en su propio beneficio.

Esa reforma rompe el equilibrio de poderes que hasta ahora había en el PSOE y deja la organización en las manos exclusivas del secretario general. Eso sí, todo envuelto en un nuevo modelo de democracia asamblearia en sintonía como la que se gastan en Podemos.

Uno de los puntos de la nuevas normas del PSOE que más me llama la atención y me parece el colmo del descaro es esa de que se consultará a las bases pero luego el secretario general decidirá si hace caso o no de lo que voten las bases. Y en el caso de las listas electorales, las bases podrán proponer a quienes quieran pero la decisión la tomaran en Feraz. O sea pura impostura.

Seguramente esta reforma planteada por Sánchez, que quiere consagrar que nadie pueda mover la silla al secretario general salvo la militancia, tiene que ver con su propia peripecia personal.

Pedro Sánchez aún no se ha recuperado del enfrentamiento que tuvo con la mitad de su partido a cuenta de su política errática. Es cierto que buena parte de los "barones" acordaron destronarle y lo consiguieron y ahora por lo que se ve le ha llegado la hora de la venganza.

Otro punto de la reforma que es para nota es que si un cargo orgánico, léase por ejemplo un presidente de Comunidad Autónoma, decide presentarse a la reelección, tiene que dimitir de su cargo para poder concurrir a las "primarias". Ya me dirán ustedes qué sentido tiene.

Lo cierto es que Pedro Sánchez quiere un partido a su medida, a la medida de sus temores y ambiciones y su ejecutiva le avala en el intento. El cambio de modelo de partido hará que el PSOE se parezca más al modelo podemita que a lo que ha venido siendo. En realidad los cambios propuestos denotan inseguridad, pero Sánchez lo tiene claro, quiere amarrar todo el poder en sus manos y que nunca más nadie se atreva a rechistarle.

 

OTR Press

Rafael Torres

Ellos sí pueden

por Rafael Torres

Antonio Pérez Henares

El cambio de las Tres C

por Antonio Pérez Henares

Julia Navarro

El tropezón

por Julia Navarro