"El espejo".

 

"El espejo".

Actualizado 28/05/2015 12:16:36 CET

MADRID, 28 May. (OTR/PRESS) -

Juan Vicente Herrera, presidente hasta ahora de Castilla y León le ha recomendado a Mariano Rajoy que se mire en el espejo y después decida su futuro. Si ese consejo hubiese venido de cualquier otro no habría tenido el efecto que ha tenido viviendo de Herrera porque este es un "veterano" del PP, uno de sus "barones" más discretos pero no por eso menos emblemático.

Herrera ha dicho que ha llegado la hora de la renovación previa autocrítica y con casi los mismos argumentos le han secundado José Ramón Bauzá y Alberto Fabra aunque bien es verdad que ellos se supone que sí son la nueva generación. Pero les honra el dar un paso al frente y asumir la responsabilidad de haber perdido las elecciones en sus comunidades, de la misma manera que Luisa Fernanda Rudi está por la labor de hacer otro tanto de lo mismo en Aragón y dicen que hasta María Dolores de Cospedal se plantea dejar de liderar su partido en Castilla-La Mancha.

Así las cosas Mariano Rajoy no debería dejar caer en saco roto todos estos gestos de sus "barones" y por tanto no estaría de más que buscara un espejo, seguro que hay unos cuantos en Moncloa.

Por más que lo intente Rajoy no puede minimizar el coste de la derrota sufrida por el PP en las urnas, aunque haya sido el partido más votado.

El PP necesita reinventarse si quiere sobrevivir o de lo contrario terminará desangrándose.

Debería de ser el propio Rajoy quién pilotara ese cambio propiciando no solo una renovación generacional, en la que debería de incluirse a sí mismo, sino también abrir un debate sobre que espera la sociedad de un partido liberal conservador en la España de hoy.

Es verdad que quedan pocos meses para las elecciones generales y que Rajoy no es de los que improvisan ni tampoco pierde los nervios ante las contrariedades, pero evitar mirarse en el espejo de la realidad no le va a ayudar a conjurarla.

La sociedad española acaba de castigar en las urnas el olor a corrupción que envuelve al PP a cuenta del caso Bárcenas, Gürtel, la Púnica, etc. Pero también ha castigado las durísimas medidas económicas y sociales que el gobierno del PP ha adoptado durante los años de la crisis. Rajoy ha dicho que al PP le ha faltado explicarse mejor, pero en mi opinión sobre todo lo que les ha faltado a los dirigentes populares ha sido sensibilidad con respecto al sufrimiento de tantos millones de familias que han sido arrasadas por la crisis.

Mariano Rajoy debería de tomar las riendas de la realidad, y espejo en mano, responderse a la pregunta de si es el hombre indicado para el futuro o si por el contrario debe de propiciar ya el relevo dentro de su partido e instar a una renovación programática e incluso de modificar la marca PP.

El futuro del PP pasa porque Mariano Rajoy se mire en el espejo. Así de simple.

OTR Press

Victoria Lafora

El dilema

por Victoria Lafora

José Luis Gómez

¿Una Cataluña sin euro?

por José Luis Gómez

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies