Falsos patriotas

Publicado 22/02/2018 8:01:02CET

MADRID, 22 Feb. (OTR/PRESS) -

Me pregunto por qué los ciudadanos catalanes que han apoyado de buena fe el "proces" no reaccionan contra los "falsos patriotas" que no solo les han engañado sino que están sumiendo a Cataluña en una crisis tan grave que costara superar.

Esos "falsos patriotas" al frente de Ezquerra o de Junts per Cataluny o los Jordis, líderes de la ANC y de Ómniun, son los responsables directos del caos.

Y lo más sorprendente es que además a la hora de la verdad se arrugan y no tienen la gallardía de defender sus posiciones. En cuanto se ven ante el juez empiezan a justificarse con que el "proces" en realidad no era tal, que eran iniciativas que no iban a ninguna parte y que ya sabían ellos que el referéndum no era legal.

Es comprensible que no quieran estar en la cárcel y por ello se desdigan pero eso también da muestra de la calidad de sus convicciones y de su propia calidad como políticos. Hasta ahora solo Mireia Boya de la CUP ha sido coherente admitiendo ante el Tribunal Supremo que la declaración de independencia "no era cosmética". Vamos que la dirigente de la CUP dijo la verdad: el referéndum iba en serio.

Pero vayamos al fondo de la cuestión sobre los "falsos patriotas" de Ezquerra y de Junts per Catalunya porque la realidad es que han demostrado que no son de fiar porque o mintieron a los ciudadanos de Cataluña haciéndoles creer que el referéndum de independencia iba en serio, sabiendo ellos, como han dicho ante el juez, que ya sabían que no era legal o es ahora cuando intentan engañar al juez.

En fin, si todo era una farsa, un juego, entonces es que son unos irresponsables que han sembrado la división en la sociedad catalana provocando daños irreparables y por tanto no deberían poder volver a la vida pública por haber mentido y haber jugado con la buena fe de sus conciudadanos.

En cualquiera de los dos supuestos queda demostrada de qué material están hechos estos falsos patriotas.

Pero vuelvo a la pregunta del principio ¿cómo es posible que quienes les siguieron de buena fe no renieguen de ellos? Y sobre todo como es posible que continúen confiando en opciones políticas que se han demostrado nefastas para la convivencia y el progreso de Cataluña. La verdad es que es difícil de comprender.

 

OTR Press

Luis Del Val

Hamlet, de compromisario

por Luis Del Val

Rafael Torres

El Rey tabú

por Rafael Torres

Fermín Bocos

Tormenta a la vista

por Fermín Bocos