Les entra en el sueldo

Publicado 05/07/2017 8:00:20CET

MADRID, 5 Jul. (OTR/PRESS) -

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez se van a reunir y lo menos que se puede decir es que ya era hora de que lo hicieran. Es más, a ambos les entra en el sueldo hacerlo.

El jefe del gobierno y el líder del principal partido de la oposición deben de mantener una comunicación fluida más allá de las lógicas diferencias sobre todo en un momento en el que el principal problema de nuestro país es el desafío secesionista de la Generalitat y los partidos independentistas catalanes. En este asunto Rajoy y Sánchez tienen la obligación de ponerse de acuerdo para dar una respuesta a ese desafío. Sería imperdonable que no lo hicieran. De manera que es de suponer que la cuestión principal sobre la que girará la conversación que mantendrán el jueves será precisamente el problema catalán.

Pedro Sánchez viene manifestando una aversión profunda por Mariano Rajoy, tanto que no ha dudado en insultarle. Lo hizo durante la pasada campaña electoral en el debate que mantuvieron en televisión y lo ha seguido haciendo desde entonces.

Esa animadversión me recuerda a la que mutuamente sentían Felipe González y José Maria Aznar, ambos incapaces de disimularlo. Nadie espera, ni tampoco es necesario, que Mariano Rajoy y Pedro Sánchez sean amigos, ni siquiera que se caigan bien, pero si que sean capaces de anteponer los intereses generales a sus simpatías o antipatías.

Simplemente les entra en el sueldo. Esperaremos al jueves.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies