"Madrid y demás familia"

 

"Madrid y demás familia"

Actualizado 15/05/2013 14:00:30 CET

MADRID, 15 May. (OTR/PRESS) -

El PP tiene un problema. Bueno, en realidad tiene muchos, entre otros convencer a los ciudadanos de las bondades de su política, y eso, salvo para los incondicionales, les va a resultar muy difícil. De ahí que alcaldes y presidentes de comunidades autónomas estén desesperados porque saben que el día que tengan que ir a las urnas se pueden encontrar con la furia de los ciudadanos.

Las encuestas son concluyentes y lo que auguran es una perdida de votos importantes para el PP, también para el PSOE, pero las cosas como son los populares quienes tienen más que perder porque su poder autonómico y municipal es mayor que el de los socialistas. Pero a lo que vamos, a la dirección del PP le preocupa, y mucho, Madrid. Y es que después de años de hegemonía electoral pueden perder la capital. De ahí que Cristina Cifuentes, la Delegada del Gobierno sea un valor en alza. Puño de hierro en guante de seda, representa una nueva generación de mujeres conservadoras que saben vender modernidad. Lo cierto es que en éstos momentos ni el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ni la alcaldesa Ana Botella, parecen contar con los parabienes de la dirección de su partido para ser candidatos.

Tanto González como Botella son sustitutos de los titulares de los cargos que ocupan. Ignacio González ha sucedido nada menos que a Esperanza Aguirre, y Ana Botella a Ruíz Gallardón. Dicho sea de paso no es fácil sustituir a dos personalidades políticas, por controvertidas que sean, como Aguirre y Ruíz Gallardón.

Por más que Ignacio González lleve años en el gobierno madrileño, y que Ana Botella se conozca al dedillo la alcaldía de Madrid, su presencia misma tiene un aire provisional que no terminan de despejar.

La sombra de Aguirre difumina a Ignacio González, mientras que la tragedia del Madrid Arena, empaña la trayectoria como alcaldesa de Ana Botella. Por eso en los mentideros del PP se comenta que la dirección del partido les busca sustitutos, que necesitan pesos pesados para no perder Madrid.

Con las encuestas en la mano no sería descartable que Madrid pueda ser gobernada por una coalición entre socialistas e Izquierda Unida. Ya se sabe que o el PP obtiene mayoría absoluta o tiene difícil encontrar aliados.

Para Mariano Rajoy perder Madrid sería un golpe difícil de encajar. Así que aunque aún falta un año para que se celebren elecciones municipales y autonómicas, en el "estado mayor" del PP no le dejan de dar vueltas sobre el perfil de quienes serán sus candidatos. Y llegados a éste punto volvemos a Cristina Cifuentes.

La actual Delegada del Gobierno en Madrid se ha ido haciendo un hueco político y también en los medios. Cifuentes es una política dura peor no lo parece. Por otra parte en los ciudadanos madrileños persiste el "run-run" de que Esperanza Aguirre quiere ser alcaldesa, vaya usted a saber porqué.

Pero el caso de Madrid, aunque emblemático, no va a ser el único. Las consecuencias de la política llevada a cabo por el Gobierno Rajoy están produciendo multitud de desafectos entre los propios votantes del PP.

Así lo han entendido algunos "barones" que intentan desmarcarse de la política gubernamental, y de ahí las quejas de muchos alcaldes que temen que por más que hayan hecho una buena gestión los ciudadanos den un voto de castigo al PP pero en sus posaderas. Si nada cambia, es decir si la economía no mejora y se crea empleo, el PP lo va a pasar mal en la próxima cita electoral. Ya verán.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies