Escaño Cero.- "Ni héroe ni mártir"

 

Firmas

Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Escaño Cero.- "Ni héroe ni mártir"

Actualizado 04/10/2016 13:55:51 CET

MADRID, 4 Oct. (OTR/PRESS) -

En este país somos muy dados a encumbrar a los caídos de manera que no es extraño que haya ya quienes quieren elevar a la categoría de héroe o de mártir a Pedro Sánchez. Pero en mi opinión el ya ex secretario general del PSOE no es ni lo uno ni lo otro sino todo lo contrario.

Verán, hace dos años yo estuve entre quienes creyeron que Sánchez podía ser la solución para un PSOE de capa caída. Creí en él. Me parecía que tenía las cualidades necesarias para revitalizar al viejo Partido Socialista.

Pero Sánchez ha demostrado a lo largo de estos años que tiene más ambición que cualidades de liderazgo. Ha gobernado el PSOE con grandes dosis de autoritarismo descabezando a todos aquellos que no le rendían la debida pleitesía. Tomas Gómez fue una de sus primera víctimas. A Sánchez no le importo que Gómez hubiera ganado las primarias para ser candidato a la Comunidad de Madrid. Simplemente Tomas Gómez no era de su "cuerda" y le echó como secretario general de los socialistas madrileños amen de impedirle ser candidato a la Comunidad Autónoma. Sánchez y su lugarteniente César Luena colocaron al frente del socialismo madrileño a Sara Hernández que dicho sea de paso, amen de ser una "sanchista" furibunda, (le debe el puesto) su gestión está pasando sin pena ni gloria.

Lo mismo le sucedió a Antonio Miguel Carmona, candidato a alcalde de Madrid y amigo de Tomas Gómez. Sánchez y Luena le descabalgaron de la noche a la mañana como portavoz en el ayuntamiento madrileño nombrando a Purificación Causapié, una perfecta desconocida para los madrileños.

Parece evidente que Pedro Sánchez encaja mal la discrepancia y la disparidad de opiniones. O se está con él o contra él, sin más matices. Uno de los últimos episodios de su autoritarismo lo han vivido los socialistas gallegos. Allí se celebraron primarias para elegir a los candidatos a las elecciones del pasado 25 de septiembre. Pero a Sánchez no le gustaron y haciendo caso omiso de la decisión de los militantes (esos a los que ahora ha apelado para salvarse), impuso otros candidatos dividiendo el socialismo gallego.

Vamos que Pedro Sánchez no es un querubín ni mucho menos. Pero además de no haber sabido ser el líder de todos los socialistas, además de haberse enroscado junto a su camarilla, además de no escuchar salvo a quienes le han venido haciendo la ola (al fin y al cabo sus deudos), además de todo eso es que como líder ha fracasado llevando al PSOE a obtener, elección tras elección, los peores resultados de su historia.

Aunque solo hubiese sido por pundonor debería de haber puesto su cargo de secretario general a disposición de su partido el pasado 26 de junio cuando el PSOE se dio el mayor batacazo imaginable en las urnas.

En estos meses ha ido hilvanando la posibilidad de convertirse en Presidente de Gobierno a través de acuerdos con Podemos y los partidos independentistas. Acuerdos que estaban prácticamente cerrados y que encendieron todas las alarmas entre buena parte de los dirigentes del PSOE que vienen manteniendo que no se puede gobernar con 85 escaños y muchos menos con el apoyo de los independentistas porque evidentemente ese apoyo nunca sería gratis. Pero Sánchez ha hecho oídos sordos a todo argumento que no fuera el suyo propio.

En realidad Sánchez y los suyos pretendían colocar a su partido en un callejón sin salida obligándoles a secundarle en sus planes de formar un gobierno con Podemos y los independentistas y para ello no ha dudado en dividir a los socialistas entre "buenos" y "malos". Los "buenos" son los que están con él los "malos" todos los demás. Con su táctica tramposa y torticera pretendía que el PSOE eligiera entre él o él pero, eso sí, envolviendo su apuesta en que quién no estuviera con él estaba con Rajoy. Eso ha supuesto denostar y, si me apuran, criminalizar a todos los que no le han querido secundar.

Somos muchos los ciudadanos a los que nos costará olvidar el espectáculo de los seguidores de Pedro Sánchez ante las puertas de Ferraz insultando con odio y con una virulencia estremecedora a los dirigentes que han osado discrepar con él. Desde hacía días se sabía que "alguien" estaba organizando una concentración en Ferraz el día de la celebración del Comité Federal para apoyar a Sánchez en su pretensión de formar gobierno con Podemos y los independentistas.

Su manera de actuar ha sido irresponsable y tramposa y lo peor es que ha dado munición a los enemigos del PSOE que ahora se frotan las manos. Por lo pronto le ha dado el argumento a Podemos para que puedan acusar al PSOE de derechización.

Pedro Sánchez es el principal responsable de la fractura de la familia socialista y por tanto de la que más previsible pérdida de confianza de los ciudadanos en el PSOE.

Por todo esto me parece que Pedro Sánchez no es ni un héroe ni un mártir por más que algunos se presten a convertirle en lo uno y en lo otro. ¡Pobre PSOE!

OTR Press

Victoria Lafora

Oposición o postureo

por Victoria Lafora

José Luis Gómez

Optimismo en el Gobierno

por José Luis Gómez

Fermín Bocos

Mil euros

por Fermín Bocos

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies