Ordenes de Schäuble.

 

Ordenes de Schäuble.

Actualizado 23/04/2013 14:00:27 CET

MADRID, 23 Abr. (OTR/PRESS) -

Póngase a temblar porque el ministro de Finanzas de Alemania, el inefable Wolfgan Schäuble, ha tenido otra ocurrencia: que a los españoles nos suban más los impuestos, que se nos grave con un nuevo impuesto a la vivienda.

Y es que el ministro Schäuble se ha enfadado al conocer un estudio del Banco Central Europeo en el que se dice que la media de los hogares alemanes son menos "ricos" que la de los españoles. Y es que, según ese estudio, hay una importante mayoría de españoles que tienen piso en propiedad, es decir que cuentan con un bien inmueble mientras que la mayoría de los alemanes viven de alquiler, de ahí que se considere que los españoles somos más "ricos". Visto lo cual, el ministro Schäuble ha decidido rebajarnos los humos imponiéndonos un nuevo impuesto.

Dirán ustedes que el ministro de Finanzas alemán carece de autoridad para imponernos un impuesto a los españoles, pero ya verán como lo terminamos pagando porque nos llegará en forma de imposición desde Bruselas.

La verdad es que comienza a abrirse una brecha importante entre el norte y el sur de Europa, un desafecto creciente. Los alemanes parecen creer que ellos son contribuyentes netos a nuestro bienestar mientras que los españoles y los ciudadanos del sur europeo nos dedicamos a dormir la siesta, no trabajamos, tenemos gobiernos corruptos y, además, nos comportamos como si fuéramos ricos comprando con el sudor de nuestra frente un piso donde vivir.

Es curioso que se permitan dar lecciones quienes tienen tanto que callar. Si hablamos de corrupción, hace pocos meses que tuvo que dimitir nada menos que el Jefe de Estado de Alemania acusado de un asunto de corrupción, amen de que algunos ministros de la señora Merkel también han tenido que irse por la puerta de atrás.

Y si analizamos la situación de nuestros bancos con la de los alemanes encontramos que los grandes bancos españoles están más saneados que los germanos, y en cuanto al fiasco de nuestras Cajas es comparable con el fiasco de sus propios bancos dependientes de los landers, a los que la señora Merkel rescató con una inyección de 470.000 millones de euros, cantidad que no fue suficiente, de manera que volvió a inyectar otra buena tanda de euros.

Pero a lo que parece, Alemania sí se puede permitir rescatar a sus propios bancos sin que nadie diga nada, pero eso sí, el ministro Schäuble no solo impuso unas condiciones draconianas para el rescate de Chipre sino que amenaza al resto de los países europeos de que en caso de que sus bancos tengan que ser rescatados sean los ciudadanos, los que tienen las cuentas, depósitos y ahorros en los bancos los que tengan que pagar buena parte del rescate.

O sea, que en la Unión Europea hay dos varas de medir, la que Alemania se aplica a sí misma y la que nos aplica a los demás. Por más que el ministro Luis de Guindos nos intente tranquilizar diciendo que no habrá nuevos impuestos y que lo sucedido en Chipre no sucederá en España, lo cierto es que hasta el momento nuestro Gobierno viene aplicando disciplinadamente todo lo que se le ocurre al ministro Schäuble. Eso sí, él manda las ordenes a Bruselas y Bruselas a nosotros.

Está por ver en qué consistiría ese nuevo impuesto sobre la vivienda pero en cualquier caos pónganse en lo peor, si Schäuble ha dicho que tenemos que pagar, pagaremos. Quién manda, manda. Faltaría más.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies