Nuestra pesadilla

Publicado 09/04/2014 12:00:14CET

MADRID, 9 Abr. (OTR/PRESS) -

En la última encuesta del CIS el paro aparece como la principal preocupación de los ciudadanos. No es para menos. Por más que los indicadores económicos establezcan que estamos saliendo de la crisis solo hay que mirar alrededor para comprobar que el paro continúa siendo nuestra peor pesadilla.

Las reformas llevadas a cabo por el Gobierno de Rajoy empiezan a dar algunos frutos, pero no en lo que se refiere a la creación de empleo. Suele suceder en todas las crisis, la macroeconomía va por un lado y la economía real, la de los ciudadanos va por otro.

Menos mal que el presidente Rajoy en su encuentro con los empresarios de la Empresa Familiar se ha mostrado comedido a la hora de explicar cómo van las cosas de la economía señalando que mientras no se cree empleo no se puede ser optimista. Ése continúa siendo el gran reto de este Gobierno: parar la destrucción de empleo y comenzar a crearlo. Evidentemente no es fácil, pero lo cierto es que no se está logrando.

Mientras ni siquiera los que tienen trabajo se atreven a gastar un euro de más, precisamente porque nadie ve claro el futuro inmediato. Personas que creían tener los empleos seguros se encuentran en la calle de la noche a la mañana, y los pocos que encuentran un trabajo es en condiciones mucho peores que antes de la crisis. No se está creando empleo estable, el empleo que hay es precario y con sueldos más exiguos que los de antes de la crisis. De manera que no es de extrañar que en todas las encuestas, incluida esta última del CIS, todo lo que se refiere al trabajo, sobre todo a la falta de trabajo, aparezca como la principal preocupación de los españoles.

Lo malo es que desde los organismos internacionales, ya sea el Fondo Monetario Internacional o la Unión Europea, repiten que hasta dentro de unos años la economía no volverá a ser lo que ha sido.

Lo que sorprende no es que no hayan funcionado las recetas que estos organismos han impuesto a los países sino que continúen empeñados en que fuera de sus recetas no hay salvación. La realidad es que las recetas impuestas por la UE han empobrecido a los ciudadanos y han provocado efectos devastadores en países como Grecia, Portugal y también España.

Por eso no es de extrañar que las encuestas también señalen que aumenta el número de euroescépticos y que la abstención puede ser el partido que gane las próximas elecciones europeas. Y es que la Unión Europea ha dejado de ser el lugar donde convergían todos los sueños de un futuro mejor para convertirse en la madrastra que no atiende a más razón que la de imponer su voluntad insensible al dolor de los ciudadanos.

Todo esto sin olvidar que además con la excusa de la crisis los neoliberales que son quienes gobiernan Europa han aprovechado para recortar el Estado de bienestar restando a los ciudadanos de derechos y logros sociales.

Pero a lo que vamos, los partidos políticos amen del Gobierno deberían no perder de vista lo que los ciudadanos han vuelto a recordarles en la última encuesta del CIS, que no es otra cosa que la principal preocupación tiene que ver con la realidad de la falta de empleo. No estaría de más que en vez de enzarzarse en batallas que a nadie importa se dedicaran de verdad a buscar la manera de crear empleo.

OTR Press

Antonio Casado

El rescate de Cataluña

por Antonio Casado

Esther Esteban

Matar periodistas

por Esther Esteban

Fermín Bocos

Tormenta perfecta

por Fermín Bocos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies