El plan

Publicado 27/04/2016 8:00:14CET

MADRID, 27 Abr. (OTR/PRESS) -

Aunque es más que previsible que el próximo 2 de mayo se convoquen elecciones, este miércoles en el Congreso el grupo parlamentario de Podemos presenta un Plan Integral de Lucha contra el Fraude que sin duda es un buen punto de partida para debatir cómo y con que herramientas se puede y se debe luchar mejor contra quienes defraudan a la Hacienda Pública.

Podemos defiende que se revisen los tipos de fiscalidad de las sociedades de capital riesgo y también de las que tienen valores en el extranjero así como de las polémicas Sicavs.

La propuesta merece ser tenida en cuenta porque no parece justo que la mayor presión fiscal recaiga en los ciudadanos de a pie, autónomos y empleados mientras que la tributación de quienes tienen determinadas sociedades es irrisoria.

Desde Podemos también defienden que haya una coordinación real entre la red de agencias tributarias y la Seguridad Social, algo que dicho sea de paso es de sentido común.

Lo único que no me gusta de la propuesta "podemita" es la de que los inspectores fiscales puedan actuar de incógnito. En una democracia todo debe de hacerse con luz y taquígrafos. Tampoco me gusta, es más, me inquieta, la creación de la figura del "denunciante fiscal". Es decir alguien que delata a alguien y que además se lleva una parte de los frutos que produzca su delación.

Insisto en que en una sociedad democrática no cabe la oscuridad y mucho menos la de instigar a la delación. Creo que en alguna ocasión he recordado lo que sucedía en la Venecia de los Dux, cuando cualquier ciudadano podía acudir al Palacio Ducal, donde estaba la sede de la administración de Justicia, y depositar en las fauces abiertas de una cabeza de león tallada en la piedra del edificio, un papel anónimo con la acusación que quisiera contra cualquiera.

Quienes visitan Venecia y acuden al Palacio Ducal aún hoy pueden ver la famosa Bocca di Leone.

Por no recordar las acusaciones anónimas en tiempos de la Inquisición.

Hay que luchar contra el fraude fiscal, faltaría más, y hacer recaer todo el peso de la ley contra los defraudadores, pero las inspecciones deben de hacerse, insisto, con luz y taquígrafos no en secreto y si alguien denuncia el denunciado tiene derecho a saber quién es. Pero sobre todo el "pagar" al denunciante a mi me parece moralmente reprobable.

En cualquier caso el debate es interesante y la propuesta de Podemos merece tener recorrido si no es en esta legislatura, que parece a punto de extinguirse, en la próxima.

Lo que es evidente es que la sociedad exige que se luche eficazmente contra el fraude fiscal.

OTR Press

Esther Esteban

Aforados y ... aforados

por Esther Esteban

Luis Del Val

CNMC: un nuevo censor

por Luis Del Val

Antonio Casado

Vuelve Aznar

por Antonio Casado