Tarde y mal

Publicado 07/04/2017 8:00:18CET

MADRID, 7 Abr. (OTR/PRESS) -

Hay dimisiones que llegan tarde. La de Pedro Antonio Sánchez es una de ellas. A fuerza de agarrarse al cargo el ya ex presidente lo único que ha logrado es sumir a Murcia en una crisis institucional.

La verdad es que es poco edificante ver a los políticos aferrarse a los cargos. De una vez por todas los partidos deberían de llegar a un compromiso, y desde luego respetarlo, sobre cuándo y cómo debe un político renunciar a cualquier puesto si su gestión esta bajo sospecha y es investigado por los tribunales.

Por una parte, se ahorrarían "la pena de telediario" y por otra no provocarían el desconcierto y desencanto para con la política entre los ciudadanos.

El caso de Pedro Sánchez es de libro porque estando inmerso en el escándalo del caso Auditorio, acusado de prevaricación, fraude y malversación, y se le haya añadido el caso Púnica, en el que desde la Audiencia Nacional, el juez Eloy Velasco le investiga por fraude, cohecho y revelación de secretos.

Todo esto es demasiado incluso para el PP que tiene las espaldas anchas a la hora de afrontar que a sus dirigentes les acusen desde los tribunales, por más que sus compañeros murcianos hayan hecho "piña" en torno a él.

Ahora queda prever qué va a suceder en Murcia, donde Ciudadanos se arroga el haber conseguido la dimisión de Sánchez y el PSOE otro tanto de lo mismo al haber sido el impulsor de la moción de censura.

Lo cierto es que Ciudadanos no termina de hacerse valer y a veces sus actuaciones son tan confusas que al final quedan diluidos sus propios méritos. Nadie puede negar que el partido de Rivera viene pidiendo la dimisión de Sánchez y que ha hecho amagos de apoyar una moción de censura, pero lo cierto es que es el PSOE quién ha cogido la sartén por el mango y ahora Ciudadanos se ve en una situación ciertamente complicada. Si sigue apoyando al PP en Murcia malo, si avala un gobierno del PSOE con los podemitas desconcertarían a una parte de su electorado.

Lo que ha resultado patético es la comparecencia del ya "ex" presidente Sánchez asegurando que ha dimitido por responsabilidad precisamente para evitar ese tripartito. Claro, pocos le creen, porque ha dimitido porque en Génova 13 se han dado cuenta que seguir manteniéndole era un despropósito con consecuencias para su ya escasa credibilidad en asuntos de corrupción.

En mi opinión, Pedro Antonio Sánchez ha dimitido tarde y mal.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies