La piel del oso.

Actualizado 16/03/2011 13:00:16 CET

MADRID, 16 Mar. (OTR/PRESS) -

Mariano Rajoy se lo ha advertido a los suyos: nada de confiarse. Y es que los populares, a golpe de encuesta, pisan cada vez más fuerte convencidos de que las elecciones serán un mero trámite. Pero Mariano Rajoy ya sabe lo que es acariciar el triunfo por adelantado y luego ver volatizarse ese triunfo en un "plis plas". De manera que el líder del PP no quiere que los suyos den por hecho que van a ganar, que pueden ganar sí, pero no que será un hecho.

Lo cierto es que las encuestas, todas, las haga quien las haga y las publique quien las publique, auguran el triunfo del PP tanto en las elecciones municipales y autonómicas del 22 de mayo como en las próximas generales. Pero no es la primera vez que las encuestas patinan, que lo que parece que va a ser no es.

Acierta Rajoy no dejando que su partido se duerma en laureles no conquistados. El PSOE está en crisis, es evidente. El presidente del Gobierno está abrasado, eso es aún más evidente. En estos momentos, los socialistas no están siendo capaces de generar confianza, de convencer a los ciudadanos de que con ellos saldremos de la crisis. Sí, todo esto es así, pero a pesar de ello el PSOE es mucho PSOE. No es sólo que sea un partido centenario, es que el nuestro es un país en que una parte de los ciudadanos están aún fuertemente ideologizados y por tanto no van a dar el salto mortal que significaría dejar de votar al PSOE para votar el PP, pongo por caso. No es que no se pueda dar un trasvase de votos, que claro que sí, pero cuesta pensar que ese trasvase sea tan masivo que suponga un hundimiento total del PSOE.

Bien es verdad que la situación económica de nuestro país aún es susceptible de empeorar y que cada día que pasa los ciudadanos parecen confiar menos en el presidente Zapatero, en su Gobierno y en su partido, pero me parece a mí que, a pesar de todo, el "suelo" del PSOE es firme. Por eso, el líder del PP parece no querer llevarse a engaños, y aún sabiendo lo evidente, y es que nunca como ahora el PSOE ha estado en peor situación con una falta absoluta de liderazgo, aún así, continua siendo un partido con una base suficiente para intentar presentar batalla y salvar unos cuantos muebles.

El quid de la cuestión puede ser ese: cuántos muebles será capaz de salvar el PSOE, por ahí es donde Rajoy se juega el tener o no mayoría absoluta o una mayoría suficiente. En política, como en la vida, es mejor no hacer cuentos de la lechera o dar por cazado el oso antes de haber emprendido la cacería. Hace bien Mariano Rajoy en ser prudente o al menos en parecerlo.

OTR Press

Isaías Lafuente

Lógica aplastante

por Isaías Lafuente

Francisco Muro de Iscar

Misioneros por el mundo

por Francisco Muro de Iscar

Julia Navarro

El arte de mentir

por Julia Navarro

Rafael Torres

Independencia F.C.

por Rafael Torres

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies