Solos contra Goliat.

Actualizado 10/06/2009 14:00:31 CET

MADRID, 10 Jun. (OTR/PRESS) -

Confieso que me alegro, sí me alegro mucho, de ese euroescaño obtenido por el profesor Sosa Wagner en Estrasburgo. Me alegro porque significa el triunfo de David contra varios Goliat: el PSOE, el PP y buena parte de los grandes medios de comunicación. Y es que Unión, Progreso y Democracia, el partido que lidera Rosa Díez, se va abriendo paso contra viento y marea, y sobre todo contra el ninguneo al que le someten los dos grandes partidos temerosos de perder votantes.

En realidad, los votantes de UPyD son gente que hasta hace bien poco, yo diría que hasta la pasada legislatura, votaban al PSOE, pero que desencantados con este PSOE de Zapatero y estando Izquierda Unida como está, necesitaban otro partido a quien votar. Y en eso Rosa Díez puso en marcha UPyD junto a un grupo de intelectuales y cuadros medios que en su día estuvieron en el PSOE o muy cercanos.

Desde el mismo momento de la puesta en marcha de UPyD, el PSOE lanzó una campaña diciendo que esta formación recogía a votantes de la derecha, que era la manera de intentar descalificar a UPyD. El PP se llegó a creer que, efectivamente, Rosa Díez les podía quitar votos y comenzaron a su vez otra campaña contra UPyD. Naturalmente los grandes grupos mediáticos, sobre todo los públicos, silencian cuanto pueden a los dirigentes de UPyD.

Lo hemos visto sobre todo en la reciente campaña electoral. De ahí el mérito que tiene que el profesor Sosa Wagner haya obtenido un euroescaño. La suya ha sido una campaña a pie de calle, parándose en las plazas públicas para explicar a los transeúntes qué modelo de Europa iba a defender en Estrasburgo, e ignorando los debates barriobajeros en los que andaban inmersos socialistas y populares.

Pero UPyD no sólo ha obtenido un euroescaño, sino que es el único partido que ha ganado votantes, y en muchas ciudades ha superado a IU al que pisa los talones. Y todo ello gracias al trabajo y al esfuerzo de un grupo de personas cuyos rostros más visibles son Rosa Díez, Fernando Savater, Gorriarán y el propio Sosa Wagner, que sin medios económicos, han logrado abrir paso a un discurso de progreso pero que tiene como base una idea de España que se corresponde más a la idea clásica que siempre han tenido los socialistas. Y ahí es donde le duele al PSOE, saber que los votos de UPyD salen de sus filas.

Rosa Díez se muestra inasequible al desaliento semana tras semana cuando se sube a la tribuna del Congreso a defender sus políticas, y no pierde la sonrisa a pesar de como la tratan sus antiguos compañeros de filas. Y es que está convencida de que UPyD va a seguir creciendo, y va a convertirse en una fuerza política con peso decisivo en la política nacional. Desde luego, la carrera parece imparable y en estos momentos germinales UPyD tiene el enorme encanto de ser un David sólo contra varios Goliats.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies