La vuelta de Zapatero

Actualizado 05/01/2007 1:00:19 CET

MADRID, 5 Ene. (OTR/PRESS) -

El presidente ha reaparecido. Ya era hora. En los últimos días han sido el ministro Pérez Rubalcaba y el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, los que han estado al pie del cañón dando la cara. Zapatero ha ido a Barajas después de que lo hiciera el líder de la oposición, lo que indica, como poco, falta de reflejos políticos. Al igual que es inexplicable que al señor presidente no se le haya ocurrido que tiene que comparecer de inmediato ante el Parlamento y sea la oposición la que se lo haya tenido que pedir.

Creo que Zapatero está perdiendo pie con respecto a la calle, que empieza a perder el pulso de la opinión pública, supongo que, entre otras razones, porque quienes le rodean tienden a protegerle y a decirle que sí a todo. Es curioso cómo se enfada la gente del PSOE cuando alguién critica cómo se han venido haciendo las cosas en el llamado proceso de paz. O sea, les parecía bien que si todo hubiera ido sobre ruedas, no escatimaramos elogios a Zapatero, pero ponen el grito en el cielo cuando se critica o se señala que sin duda se han cometido algunos errores en el recorrido.

Hay quién de manera benevolente asgeura que Zapatero ha pecado de ingenuidad. Yo por mi parte creo que ha pecado de soberbia. Dicho esto lo que es evidente es que le ha fallado la información, de ahí esa autocomplaciente rueda de prensa del 30 de diciembre.

Los políticos no suelen hacer autocrítica nunca, y cuando algo les sale mal suelen buscar responsabilidades en otros, y en esta ocasión desde el PSOE se señala al PP, quejándose de que los populares les critican.

Creo yo que en estos momentos lo urgente es que el presidente acuda al Parlamento y explique qué ha pasado, y sobre todo cómo piensa afrontar la política antiterrorista en el futuro. Me parece también imprescindible intentar un consenso al respecto pero con todos los partidos, desde el PP al PNV, y eso sí, lo que acuerden, cumplirlo. El PP también se juega mucho, porque si solo se queda en el capitulo de los reproches se estará equivocando una vez más.

Pero eso sí, lo que no es de recibo es que desde el Gobierno y sus adlateres se defienda que no se les puede criticar, que no se pueden hacer preugntas sobre el qué ha fallado, que no se puede cuestionar cómo han llevado el llamado proceso de paz. Porque que les ha fallado la información es algo evidente, y si no les ha fallado, sencillamente es que no han sido capaces de analizarla adecuadamente.

Pero el presidente tiene que dar la cara. En otras ocasiones cuando ha habido problemas, por ejemplo el terrible incendio de Guadalajara, fué la Vicepresidente quién acudió al lugar de los hechos de inmediato. El presidente ha estado desaparecido desde el día del atentado y le guste escucharlo o no, hay que decirle que en circustancas así es cuando la sociedad demanda un liderazgo.

Yo crepo que Zapatero hizo bien en iniciar un proceso dialogado en busca del fin definitivo de ETA, creo que era su obligación hacerlo, lo mismo que lo intentaron sus predecesores en las Presidencia del Gobierno. Pero también creo que ha cometido errores en el recorrido, sobre todo intentar hacerlo solo, y ponerse medallas por adelantado. De manera que hay que decirle alto y claro que hizo muy bien en iniciar el proceso de paz, pero que cometió errores en el recorrido y que es de esperar que haya aprendido de la experiencia para no vovler a repetir esos mismos errores, porque la paz continua siendo un problema pendiente.

Julia Navarro.

 

OTR Press

Victoria Lafora

Aparten de mí este cáliz

por Victoria Lafora

Carmen Tomás

La fórmula del desastre

por Carmen Tomás

Fernando Jáuregui

Laura Masvidal, ante el Rey

por Fernando Jáuregui

Esther Esteban

Hacerla y pagarla

por Esther Esteban